Perú es uno de los países sudamericanos que menos jugadores exporta a Europa al año. | Fuente: La10.pe

¿Por qué la mayoría de jugadores peruanos regresan de Europa sin haber agotado todas sus posibilidades? El fútbol es cruel: la mayoría de hinchas y periodistas opinan y juzgan sin conocer el caso de cada jugador. Para ellos se trata de otro fracaso. ¿Qué historias se esconden detrás? En La10.pe analizamos los escenarios que suelen vivir los jugadores en sus (breves) estancias europeas.

Escribe: 
Jorge Luis Cruz

1. FALTA DE NIVEL. El trabajo en menores es deficiente en Perú y eso se nota en la falta de técnica y capacidades tácticas de la mayoría de jugadores en Primera División. Ser un jugador destacado en el Descentralizado es engañoso. La mayoría de veces, las capacidades necesarias para triunfar en el torneo local son insuficientes para la competencia internacional. A los técnicos de primer nivel les basta un puñado de entrenamientos para notarlo.

2. FALTA DE AMBICIÓN. Ante el primer problema, muchos jugadores opten por regresar a la protección que ofrece el círculo familiar, en lugar de buscar una oportunidad en otro club de Europa. "El torneo peruano tiene mayor nivel que la tercera división de España", dijo el técnico de la Selección Peruana, Ricardo Gareca. Esas palabras pueden confundir a muchos. A veces es necesario dar un paso atrás para dar dos adelante. Muchos descubren (tarde) que el fútbol peruano es un paso atrás sin retorno.

Andy Polo fue un caso representantivo: jugó en el Inter de Milán en 2013, pero decidió fichar por Millonarios de Colombia. Luego de un paso fugaz, regresó al Perú. | Fuente: Inter.it


3. FALTA DE CHANCES.
El fútbol es un mercado laboral competitivo y una oportunidad perdida puede ser la última. Es fácil culpar a los jugadores cuando se equivocan, peor cuando se trata de veinteañeros. ¿Quién no se equivoca a esa edad? Lamentablemente, eso los clubes europeos no siempre lo perdonan. Cuando las ofertas escacean, volver a casa es el único camino posible.

4. FALTA DE REPRESENTANTES. Firmar por un club de Europa no siempre es la mejor opción. Una mala elección de equipo o de momento puede terminar con la carrera internacional de una joven promesa. Eso es algo que a muchos representantes no les importa. Su prioridad es vender rápido y recuperar la inversión hecha en el chico. Si luego no rinde, al representante no le importa.

¿Qué opinas?