Número de muertos y heridos supera capacidad de discoteca incendiada

El número de víctimas sigue aumentando debido a que muchas personas comienzan a sufrir ahora síntomas de intoxicación respiratoria.

El número de fallecidos y de personas atendidas en los hospitales supera la capacidad de público de la discoteca Kiss en la ciudad brasileña de Santa María, destruida el pasado domingo por un incendio que dejó 235 muertos y 143 hospitalizados, según anunció hoy el jefe policial que conduce las investigaciones.

"Es sólo hacer una cuenta rápida: fueron 500 atenciones (en los hospitales), más 235 muertos frente a una capacidad de 691 personas, entonces (la capacidad) extrapoló", señaló a periodistas en Santa María (Río Grande do Sul) el comisario Marcelo Arigony.

Tres días después del incendio más trágico en Brasil en los últimos cincuenta años el número de víctimas sigue aumentando debido a que muchas personas que inicialmente no necesitaron ayuda médica comienzan a sufrir ahora síntomas de intoxicación respiratoria y de neumonía química por el humo tóxico inhalado.

La muerte de uno de estos pacientes en la noche del martes elevó a 235 el número de víctimas fatales, en su gran mayoría jóvenes universitarios.

El caso, fue la primera muerte de entre los 75 pacientes considerados como en estado grave, mientras que otros 68 siguen hospitalizados y según las cifras divulgadas por Arigony un número aproximado de 357 personas pasaron por centros hospitalarios pero no necesitaron internación médica.

El jefe policial explicó hoy que hasta el momento fueron escuchadas por parte de las autoridades unas 60 personas, quienes presentaron sus versiones y permitieron la reconstitución preliminar de los hechos.

"Ya sabemos en dónde comenzó el incendio, fue en el escenario, y una empleada (de la discoteca) declaró que separó 1.000 entradas para esa noche, pero no sabemos si todos entraron", detalló Arigony.

Según las primeras investigaciones, el incendio comenzó cuando uno de los integrantes de la banda Gurizada Fandangueira, que se presentaba en la discoteca, encendió un artefacto pirotécnico cuyas chispas alcanzaron la espuma utilizada como aislante acústico en el techo del establecimiento.

La policía arrestó el lunes a cuatro de las personas a las que investiga como posibles responsables por la tragedia, entre ellos los dos dueños de la discoteca y dos de los músicos de la banda que se presentaba en el establecimiento. EFE