Palestina: Anexión de tierras por Israel es un "crimen de guerra"

"El gabinete rechaza duramente la decisión de la ocupación israelí de anexionarse unas 400 hectáreas de tierra palestina cerca de Belén y Hebrón, en Cisjordania, y considera este acto un crimen de guerra y parte de las continuas violaciones de la ocupación", señala el Gobierno palestino.
EFE

El Ejecutivo de unidad palestino consideró un "crimen de guerra" la reciente decisión de Israel de anexionarse 400 hectáreas de terreno de los distritos de Belén y Hebrón, en el territorio ocupado de Cisjordania.

El gabinete -reunido en la ciudad cisjordana de Ramala bajo la dirección del primer ministro, Rami Hamdala- condenó duramente la medida y la incluyó entre las violaciones del derecho internacional que lleva a cabo Israel.

"El gabinete rechaza duramente la decisión de la ocupación israelí de anexionarse unas 400 hectáreas de tierra palestina cerca de Belén y Hebrón, en Cisjordania, y considera este acto un crimen de guerra y parte de las continuas violaciones de la ocupación", señala un comunicado difundido por el Gobierno palestino.

El Ejecutivo palestino exhortó asimismo a la Asamblea General de la ONU y al Consejo de Derechos Humanos de la organización a que envíen una comisión para que investigue las expropiaciones y confiscaciones de tierras palestinas por parte de Israel.

El Ejecutivo de unidad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) entró en funciones el pasado 2 de junio, tras años de disensión política entre los movimientos rivales Al Fatah y Hamás, y está integrado fundamentalmente por figuras independientes.

ISRAEL DECLARA LAS 400 HECTÁREAS COMO "TIERRAS ESTATALES"

Israel declaró las 400 hectáreas como "tierras estatales" el pasado domingo, tras argumentar que no existen reivindicaciones privadas a esas tierras por parte de palestinos.

Con ello abrió la puerta a la futura construcción de viviendas para colonos en esa zona del territorio palestino de Cisjordania.

El ministro israelí de Finanzas y líder del partido "Yesh Atid", Yair Lapid, criticó hoy duramente la medida y consideró que "causa daño al Estado de Israel".

"¿Para qué era necesario ahora? Es una decisión apresurada, que no fue votada en el gabinete de gobierno y que en estos momentos causa daño al Estado de Israel", aseguró el ministro en una comparecencia pública.

La decisión ya había sido duramente criticada por organizaciones no gubernamentales israelíes y movimientos pacifistas, que consideraron que significa colocar un nuevo obstáculo para una solución negociada al conflicto.

Igualmente, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, advirtió del peligro de que la declaración como área estatal de esas tierras pueda "allanar el camino para que haya futuras actividades de asentamientos", en tanto que la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) la enmarcó en una estrategia de Israel que muestra su rechazo a la solución de dos estados.

"La notificación representa claramente la intención deliberada de Israel de acabar con la presencia palestina sobre la tierra e imponer obstinadamente y "de facto" la solución de un Estado", criticó Hanán Ashrawi, miembro del comité ejecutivo de la OLP.

EFE