Piura: Ayabaca, una nueva alternativa de turismo

En esta provincia usted puede realizar el recorrido por el centro arqueológico de Aypate, por sus bosques de neblina, sus lagunas, sus páramos.

Los turistas nacionales o extranjeros que hacen referencia a la región Piura suelen relacionarla mayoritariamente con la playas de las provincias de Talara, Paita o Sechura. Sin embargo, los pobladores y autoridades de la zona de la sierra buscan captar la atención de los visitantes ofreciéndoles nuevas alternativas, siendo una de estas la provincia de Ayabaca.

El jefe de la Oficina de Turismo y Conservación del Patrimonio Cultural de la Municipalidad de Ayabaca, Alexander Pintado, nos indicó que los lugares de mayor difusión en la provincia son la zona arqueológica de Aypate, los bosques de neblina, los páramos, las lagunas, así como su festividad religiosa más emblemática que es el Señor Cautivo.

Centro Arqueológico de Aypate

Este recinto se ubica a 49 kilómetros de la capital de la provincia ayabaquina, y tiene una extensión aproximada de 156 hectáreas. No obstante, a la fecha solo se han recuperado o “limpiado” cinco hectáreas, donde se pueden apreciar varias edificaciones y parte del camino del Inca o Cápac Ñan, que cruza por Aypate.

En la plaza principal de Aypate se aprecia un centro administrativo, posible lugar de posada del curaca local. En esta edificación se observan hasta 13 puntos, entre estas la puerta principal, cuartos que podrían ser del Inca o de los curacas, el denominado templo de la luna, entre otros ambientes, según nos detalla Pintado Reyes.

Sin embargo, queda por conocer toda la dimensión de este centro arqueológico, donde entre el mes de setiembre y noviembre se realizarán algunas labores, específicamente en una zona donde se aprecia granito rosado y una caída de agua permanente que se conoce como Baños del Inca.

En la zona más alta del centro arqueológico se encuentra un mirador, desde donde se pueden apreciar la capital de la provincia, los páramos existentes en los Andes de Ayabaca, así como sus lagunas y bosques de neblina.

Actualmente, la comuna destina un presupuesto anual de 50 mil soles para cubrir los gastos de guardianía y evitar su deterioro, pues en promedio este lugar recibe unas 300 visitas mensuales las cuales se incrementan entre los meses de agosto, setiembre y octubre.

Hasta la zona arqueológica se puede llegar en vehículo a través de una trocha carrozable y luego se debe caminar un sendero empinado a lo largo de un kilómetro para llegar hasta la parte céntrica de Aypate.

Bosques de Neblina y lagunas

En Ayabaca existen tres bosques de neblina con diversa flora y fauna, que son el bosque Ramos, en la comunidad campesina de Samanga; el bosque de Aypate, que se encuentra a un costado del centro arqueológico; y el bosque de Cuyas, en la comunidad del mismo nombre donde los posesionarios son los comuneros.

En el bosque de Cuyas existen guías con los cuales se puede recorrer la zona, donde se aprecian especies como la pava barbada, el venado gris, pumas, entre otros ejemplares que se complementan con una variedad de árboles de gran tamaño y orquídeas.

Y el otro atractivo que contrasta en la zona son las lagunas, entre las que se pueden mencionar La Prieta, Arrebiatadas, Siete Poderes, por cuyos caminos se llega a los páramos, que se inician en la localidad de San Ignacio en Cajamarca, se extienden por Ayabaca y Huancabamba en Piura, pasan por Loja en Ecuador, continúan en Colombia y terminan en Venezuela.

Estos atractivos buscan incrementar día a día en Ayabaca el registro mensual de visitantes que es de 800 personas, en su mayoría nacionales, y para ello se cuenta con pobladores que ofrecen casas–hospedaje para un mejor trato al turista.

Por: Lina Fiestas

Lea más noticias de la región Piura