Los agente de la División de Secuestros y Extorsiones rescataron a cuatro jóvenes venezolanas, entre ellas menores de edad, que vivían encerradas en un departamento ubicado en el distrito limeño de Los Olivos. Estas llegaron al Perú hace tres semanas y fueron captadas por una pareja de venezolanos que les ofrecieron trabajo en un vidriería. Heiranyeli García (18) y su pareja Brando Sandia Martínez las amenazaban y las explotaban sexualmente.

“Primero, no traje a nadie. Segundo no tengo acá a nadie obligado. Todo el mundo que está aquí está de acuerdo a lo que quieren hacer. Yo tampoco ando con una pistola diciendo: ‘Hazlo, hazlo, hazlo’”, dijo a la Policía Heiranyeli García, quien se encuentra embarazada.

Posible red de trata de personas

Según el testimonio de una de las menores, estas debían pagar en un mes el monto de 200 y 400 dólares que sus captores habían invertido en ellas para traerlas a Lima. Sandia y García se contactaron con ella en Colombia y les ofrecieron un trabajo digno en Perú; sin embargo, se trataba de explotación sexual. Las jóvenes venezolanas lograron conseguir un teléfono móvil y a través de este pidieron ayuda a sus familiares que se encuentran en Venezuela, la denuncia fue derivada a la Policía Nacional.

Las jóvenes vivían bajo llave en un pequeño cuarto dentro de un departamento. Estas eran trasladas a hoteles para ofrecer servicios sexuales, cada una debía tener un mínimo de 5 relaciones sexuales al día, según informó el dominical Panorama. En la intervención también fue detenido Jonnatan Paredes, quien era el chofer de nacionalidad peruana que trasladaba a las chicas hacia hoteles donde esperaban los clientes. La Policía evalúa que se trate de una red internacional de trata de personas.

Brando Sandia Martínez y Heiranyeli García (18). ambos venezolanos, son los secuestradores de cuatro de sus compatriotas.
Brando Sandia Martínez y Heiranyeli García (18). ambos venezolanos, son los secuestradores de cuatro de sus compatriotas. | Fuente: Policía Nacional