Cada día más jóvenes estadounidenses se vuelven adictos a los videojuegos, creándose una dependencia patológica por ellos y llegando a tener desórdenes del sueño o situaciones de fracaso personal o escolar.

Este problema ha generado gran preocupación en Estados Unidos y en especial en los investigadores pues un estudio divulgado el lunes explica que cerca de uno de cada 10 jóvenes que utilizan los videojuegos podría ser adicto.

La investigación fue realizada por el Instituto Nacional de Medios y Familia de la Universidad de Iowal (centro) y reveló que los adictos a los videojuegos pueden tener comportamientos similares a los que presentan los jugadores compulsivos de lotería como mentir, pedir dinero prestado, estudiar a medias o no hacerlo.

"El presente estudio planteó si el juego patológico es un tema que merece más atención y con casi uno de cada diez jóvenes con auténticos problemas con los videojuegos, podemos concluir que sí la merece ", detalló el director del Instituto y profesor de psicología, Douglas Gentile.

Para llegar a esta conclusión se trabajó con 1.178 personas de entre ocho y 18 años con casi el mismo número de varones y mujeres.

Los resultados arrojaron que el 90% juega regularmente, los varones destinan 16,4 horas semanales a los videojuegos, muy por encima de las mujeres, con 9,2 horas por semana, pero del 8,5% que presentó síntomas de dependencia, la cifra asciende a 24 horas semanales o unas 3 horas y media diarias.

Pese a estas cifras, el Instituto recordó que la dependencia a los videojuegos no es considerada por las autoridades sanitarias estadounidenses como una patología, por más que presente una serie de síntomas clínicos, de orden fisiológico (dolores de cabeza, desórdenes del sueño, problemas de higiene), o psicológicos (distorsiones afectivas, problemas de relación).

Con referencia al rendimiento escolar, el estudio también arroja que es posible que el juego patológico lo ocasione.

"Pero es igualmente posible que los niños que tengan problemas en la escuela busquen los videojuegos para sentirse que dominan una situación, o que los problemas de atención causen bajo rendimiento escolar y atracción por los videojuegos".

Sin embargo, según la investigación, a las mujeres les es más fácil que a los varones dejar de jugar para concentrarse en sus responsabilidades domésticas o escolares.

AFP