iStock
Naciones Unidas dictaminó en noviembre de 2007 que el uso de este tipo de armas provoca un dolor intenso. | Fuente: iStock

Un joven de la ciudad rusa de Irkutksk murió después de que unos policías tratasen de "despertarlo" utilizando un arma táser, tras lo cual fue abierta una causa penal contra los agentes, informó el diputado de la duma regional, Alexandr Kvásov.

Según afirmó durante una sesión parlamentaria en Irkutsk el diputado, citado por la agencia Interfax, en la madrugada del pasado 15 de febrero los policías aplicaron a un joven de 24 años un arma de electrochoque, "a consecuencia de lo cual murió".

El joven viajaba en taxi cuando se durmió profundamente. El taxista, después de intentar despertarlo en vano, acudió a la policía, que decidió hacerlo aplicándole una descarga eléctrica.

El jefe de la dirección regional del Ministerio del Interior de Rusia en Irkutsk confirmó este hecho, informó de que los policías fueron despedidos y se abrieron causas penales en su contra por asesinato y abuso de poder.

A pesar de que son cada vez más utilizadas por las fuerzas policiales de diversos países, las armas de electrochoque, también conocidas como táser (acrónimo de Thomas A. Swift's Electric Rifle), han sido objeto de fuertes críticas por parte de organizaciones de derechos humanos.

El Comité contra la Tortura de la Organización de Naciones Unidas dictaminó en noviembre de 2007 que el uso de este tipo de armas provoca un dolor intenso, y es una forma de tortura que puede causar la muerte. (EFE)


Sepa más: