Con el tratamiento al que ha llevado, la joven ha podido convertirse en madre. | Fuente: Flickr

Jane (su nombre ficticio) tenía apenas 17 años cuando fue diagnosticada con VIH, virus causante del Sida. Hasta ese momento solo había tenido una pareja y relaciones sexuales en una oportunidad. "Sé que hay gente que me va a oír y pensar que lo digo para que me tengan lástima, pero es la verdad”, explicó a la BBC, pues busca combatir los prejuicios que existen en contra de quienes padecen esta enfermedad.

La joven relató que cuando fue diagnosticada recaudó información en internet sobre el tema y buscó películas en las que algún protagonista tuviera esta enfermedad. “Eso me asustó bastante. (…) Solo me había acostado con una persona cuando contraje VIH”, explicó y comentó que las películas que vio mostraban a gente muy enferma, cuya piel se veía seriamente afectada.

Su madre quedó afectada luego de enterarse del contagio de su hija y consideró que era “muy injusto” que esto le ocurriera a una mujer de su edad. "Pensé que no era posible que le estuviera pasando a ella, que era muy injusto que le ocurriera a alguien de su edad, a alguien que no era para nada promiscua. (…) Pero ahora sé que no importa si eres promiscuo o no, basta una sola vez y el resto de tu vida puede cambiar para siempre", comentó.

La vida de Jane, no obstante, ha tenido cambios positivos a partir de su diagnóstico: le recetaron medicamentos que redujeron su conteo de VIH en la sangre, al punto de ser indetectable, por lo que pudo quedar embarazada. Hoy tiene a un pequeño hijo y el apoyo de su familia.

Jane cree que hay que discutir más sobre esta enfermedad, y las formas de prevenirla. La educación sexual, asegura, es vital en este propósito. “No puede cambiar el pasado, pero lo que le diría a cualquiera es que si estás manteniendo relaciones sexuales con alguien, ya sea o no tu primera vez, debes protegerte y preguntarle a esa persona: ¿te has hecho una prueba?", refirió y sugirió que las escuelas eduquen sobre este tema.

"Tengo que convivir con el hecho de que soy seropositiva. Significa que durante el resto de mi vida voy a tener que tomar pastillas y hacerme pruebas de sangre de forma regular. Pero no voy a dejar que eso me arruine la vida”, finalizó.

¿Qué opinas?