Bernie Sanders durante su campaña del 2016, donde perdió la nominación del Partido Demócrata ante Hillary Clinton, quien luego sería derrotada por Donald Trump. | Fuente: AFP

Entre 2016 y 2020, la carrera para llegar a la presidencia de los Estados Unidos ha cambiado radicalmente. Aspirante por segunda vez a ser el candidato del Partido Demócrata, Bernie Sanders se enfrenta hoy a muchos candidatos que toman sus propuestas, que alguna vez fueron llamadas demasiado radicales y de izquierda. El senador, que se considera socialista demócrata, lanzó esta semana su candidatura para desafiar a Donald Trump en las elecciones del 2020 y competirá con otros precandidatos progresistas que han abrazado muchos de los temas que defendió durante su primera postulación.

A diferencia del 2016, cuando ideas como las que impulsa Sanders era consideradas demasiado extremas para un país como Estados Unidos, donde hasta ahora la palabra ‘socialista’ en considerada por algunos como un insulto’, hoy sus ideas tienen más aceptación. Y ya no es el único que las defiende.

En 2016, el debate se centró en impulsar una expansión de la cobertura del seguro de salud, un aumento del salario mínimo a US$ 15, la matrícula universitaria gratuita y un combate agresivo al cambio climático. "Nos dijeron que todos esos conceptos eran ideas que el pueblo estadounidense nunca aceptaría", dijo Sanders en el video con el que lanzó su candidatura.  "Bueno, han pasado tres años, y como resultado de millones de estadounidenses alzándose y luchando, todas esas políticas y más son apoyadas ahora por una mayoría de estadounidenses".

Marcando agenda

De los principales demócratas que ya están en carrera, varios ya adoptaron políticas progresistas que fueron popularizadas por Sanders. Los senadores Kamala Harris, Cory Booker, Elizabeth Warren y Kirsten Gillibrand -todos candidatos para 2020- copatrocinaron su legislación "Medicare Para Todos", en 2017. Julian Castro, otro aspirante demócrata, se unió a Gillibrand para apoyar la educación universal de la primera infancia.

Elizabeth Warren, Corey Booker y Kamala Harris han proclamado, además, su apoyo al "Green New Deal", una plataforma ultra progresista para combatir el cambio climático que fue presentada este mes por la congresista Alexandria Ocasio-Cortez, una estrella liberal en ascenso y bastante cercana a Bernie Sanders. "Se rieron hace tres años cuando dije que el cambio climático es una de las grandes crisis que enfrenta nuestro planeta", afirmó Sanders a la radio pública de Vermont el martes. "La gente no se está riendo ahora".

Giro a la izquierda: ¿Adoptando el socialismo a EE.UU.?

El equipo de reelección de Donald Trump aprovechó el anuncio de Bernie Sanders como una oportunidad para criticar a sus rivales demócratas por apoyar una agenda “extremista”. "Cada candidato está adoptando su marca de socialismo", dijo la campaña de Trump 2020 en un comunicado. Sin embargo, Sanders ha tenido una tremenda influencia en el partido.

Políticos demócratas como la senadora Elizabeth Warren (izquierda), la congresista Alexandra Ocasio-Cortez, y el senador Cory Booker, han tomado las ideas que defiende Bernie Sanders en los últimos años. Warren y Booker también son precandidatos demócratas, mientras que Ocasio-Cortez trabajó para la campaña de Sanders en el 2016. | Fuente: AFP

"Es una señal del éxito de Bernie Sanders que ahora tenga tantos imitadores", dijo Dante Scala, profesor de ciencias políticas de la Universidad de New Hampshire, a la AFP. Después de las elecciones de medio término de noviembre, el Caucus Progresista del Congreso -cofundado por Sanders en 1991- ejerce más poder que en cualquier momento de su historia. "Estamos viendo candidatos para 2020 adoptando sus ideas", añadió Scala. "Y creo que sus ideas se están convirtiendo en un marcador, o una línea divisoria, entre los principales contendientes".

Discrepancias entre demócratas

Algunos candidatos ya han intentado distanciarse del liberal de 77 años, como lo hizo Kamala Harris el fin de semana pasado durante su primera visita a New Hampshire, el estado que vota segundo en el proceso de nominación, después de Iowa. "La gente de New Hampshire me dirá lo que se requiere para competir en New Hampshire", dijo en un evento de campaña en Concord. "Pero les diré que no soy una socialista demócrata".

La senadora Amy Klobuchar, una demócrata conocida por forjar el consenso a través de los partidos, dijo esta semana que el "Green New Deal" y medidas como "Medicare Para Todos", son actualmente más ambiciosas que realistas. Como un ejemplo, rechazó la posibilidad de la universidad libre de matrícula. "Si yo fuera un genio mágico y pudiera dárselo a todos y pudiéramos permitírnoslo, lo haría", sostuvo.

“Puede que ganen sus ideas, pero no él”

Pero un giro hacia la izquierda en la política demócrata está en marcha.  "Las elecciones de 2018 ciertamente confirmaron eso, en cierta medida", dijo James Thurber, un profesor de gobierno en la American University. "Muchos nuevos miembros demócratas fueron elegidos por el 'Medicare Para Todos' y por un mayor apoyo en la educación superior", agregó.

Scala, el académico de New Hampshire, dijo que los efectos de la Gran Recesión de hace una década siguen resonando en la vida estadounidense, lo que finalmente provocó "la tensión del populismo" que impulsó a Sanders y Trump. Hace tres años, Bernie Sanders era un outsider de la política. Pero con su masiva red, su capacidad para recaudar fondos y su mensaje resiliente, ahora es uno de los favoritos.

Tendría que vencer a rivales formidables -incluyendo al exvicepresidente Joe Biden, si es que ingresa a la carrera- por lo que su victoria no está asegurada. Bernie Sanders podría convertirse en la "figura profética en el partido que lo movilizó con un mensaje, pero que [finalmente] nunca se convirtió en el nominado", evaluó Scala. "Por lo que sus ideas ganan, pero puede que él no".

AFP

¿Qué opinas?