Análisis | ¿Por qué la extrema derecha avanza (sin freno) por toda Europa?

El aumento de la desigualdad, la inmigración y la crisis económica ha disparado la aparición de grupos de derecha radical que dinamitan el tejido social de Europa.
Maria-Teresa Tess Asplund es la colombiana símbolo de la lucha contra el racismo en el mundo que se opuso a una marcha de la ultraderecha en Suecia. | Fuente: David Lagerlóf

Enero de 2015. Grecia es fuertemente golpeada por una crisis económica sin precedentes. Una mujer llama por teléfono a un programa del canal de televisión Blue Sky para dirigirse a un diputado de Nueva Democracia, partido conservador de gobierno, que ese día está invitado: "¿Ha tenido usted que pasar noches en ayunas? ¿Ha sentido la amenaza de que los bancos le arrebaten la casa que construyó durante años? ¿Ha dormido sobre un colchón helado?", pregunta la señora Katsulis, que dice ser viuda, tener un hijo estudiante y recibir una pensión de 360 euros. "¿Y queréis que viva con eso?". 

Miles de sirios esperan para coger un tren en la estación Keleti de Budapest (Hungría) que los lleve a Alemania. Un niño de 13 años envía un punzante mensaje a través de la cadena Al Jazeera a las grandes potencias europeas: “Por favor, ayudad a los sirios. Los sirios necesitan ayuda ahora. Simplemente parad la guerra. No queremos irnos a Europa”.

Cifras de pobreza. Europa se ha convertido en destino final de miles de desplazados del mundo producto de la guerra y la desigualdad en sus países de origen, pero el Viejo Continente está lejos de ser un paraíso. Los efectos acumulados del desempleo y la austeridad han provocado un aumento exorbitante de la pobreza y la pérdida de bienestar. Según Eurostat, casi 123 millones de europeos estuvieron bajo riesgo de caer en la pobreza o en la exclusión social en 2013, mientras que más de 48 millones de personas sufrían severas privaciones materiales.

Jean-Marie Le Pen es un político francés de extrema derecha, líder del Frente Nacional (Front National, FN). | Fuente: Lexpress.fr

Mientras que la mayoría de los europeos está desprotegido ante los tsunamis financieros, el número de multimillonarios aumentó de 145 en 2009 a 342 en 2015, según cifras de Frontier Economics. Ante el descenso del bienestar social, la reducción de salarios, los empleos precarios y los recortes del gasto público, opciones políticas de extrema derecha han canalizado la frustración de las clases populares. “La desigualdad [de ingresos] se profundiza con las políticas liberales”, le dijo a RPP Noticias el economista Humberto Campodónico. “Ese es uno de los temas de fondo que ha causado el hecho que en Reino Unido haya ganado el Brexit”.

De izquierda a neoliberal. High Pay Centre reveló en 2014 que el sueldo de un director del Reino Unido de una empresa del índice FTSE 100 era aproximadamente 130 veces mayor que el de un empleado medio. Pero el avance de la extrema derecha no solo se debe a la crisis económica, sino también al elemento cultural, el debilitamiento de los partidos políticos tradicionales y el funcionamiento poco democrático de la Unión Europea (UE), comunidad política y económica formada aún por 28 países.

El politólogo de la Universidad de Bielefeld, Manuel Benza Pflücker, sostiene que la irrupción de un nuevo fenómeno ultranacionalista, como el Partido de la Libertad de Austria o el Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), es producto del giro neoliberal de la socialdemocracia europea. “La socialdemocracia europea, que era la izquierda de hace 50 años, ha ido girando hacia una posición neoliberal y asumen el neoliberalismo como parte de su programa”, comentó a RPP. “Cuando han estado en el gobierno, como Tony Blair en el Reino Unido, han aplicado políticas de ajuste. Entonces, todo el espectro político ha girado a la derecha porque se perdió la confianza en estas posiciones que eran de izquierda”.

La inmigración de árabes. Benza Pflücker cree que la llegada de inmigrantes de Medio Oriente a Europa es un gran factor que explica el auge de estos partidos racistas. “Los conservadores consideran que los inmigrantes traen problemas económicos y quitan puestos de trabajo a los europeos. Otros consideran que Europa no está para perseguir a los que 'tienen malas costumbres y a los que roban', generando así mitos y leyendas. No se puede entender el ‘Brexit’ sin el elemento xenófobo”.

Escena de Historia Americana X, película basada en la aparición de grupos neonazis en los suburbios de Estados Unidos. Una radiografía de las motivaciones e intereses detrás de eestos grupos radicalizados. | Fuente: Turman-Morrissey Company

El discurso contra la inmigración cala entre la población más olvidada de la sociedad europea. El analista internacional Ramiro Escobar dice que el aumento de la inmigración hacia Europa, a causa de las cruentas guerras en Siria e Irak, ha estimulado el crecimiento de las formaciones de extrema derecha. “La ultraderecha en Europa viene con un discurso nacionalista con ideas muy básicas. Creen que la culpa de los problemas sociales la tienen los inmigrantes. Esto tiene cierto atractivo, porque los partidos de izquierda y de derecha son vistos por una parte de la población como burocráticos e ineficaces para sostener el bienestar de la población”.

Cifras de inmigración. Datos proporcionados por la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) muestra que más de un millón de migrantes y refugiados han llegado a Europa por mar en 2015. El 49% fueron de Siria, el 21% de Afganistán y el 8% de Irak. En este escenario, ¿hay realmente diferencia entre el discurso de los partidos conservadores y los nuevos movimientos ultranacionalistas? “Hay matices, pero son esencialmente los mismos. Son todos neoliberales, defienden los mismos valores”, dice Benza Pflücker. “El UKIP en el Reino Unido (partido de ultraderecha que promovió el Brexit) defiende el recorte de los impuestos a los más ricos y pretende abolir las contribuciones de los empresarios a la seguridad social. Apuesta por la flexibilización laboral, pero responsabiliza a los inmigrantes de los actuales problemas sociales en su país”.

Marcha de movimientos neonazis en Alemania. | Fuente: AP

Es una paradoja que en todos los países miembros de la UE descendiera la calidad de vida en la última década pese a la riqueza que concentran. Una investigación publicada en la British Journal of Psychiatry revela que la recesión en Europa y América del Norte ha provocado más de 10,000 casos adicionales de suicidio entre 2008 y 2011, cita el portal BBC Mundo. Solo en la región europea los suicidios se vieron incrementados en un 6,5 %. Los expertos coinciden en que los problemas sociales empezaron con la crisis económica global.

Soluciones. Estos problemas sociales han causado el deterioro de las relaciones sociales y alimentan la percepción de la inmigración de Europa del Este o del Medio Oriente como una amenaza. Un estudio de la European and World Values Survey indica que los niveles de confianza entre las personas son menores en sociedades más asimétricas, desigualdad que constituye una fuente de división entre europeos y los inmigrantes. “Un cambio es obligatorio”, piensa Campodónico. “Si no hay un cambio de política económica que impulse a todos los países de Europa a un crecimiento más igualitario entre todos los países miembros, los problemas van a continuar”.

El Brexit (la salida del Reino Unido de la Unión Europea), último gran logro de la extrema derecha en Europa. | Fuente: Shutterstock
¿Qué opinas?