La noche del viernes se tiñó de violencia en Asución, la capital de Paraguay, luego de que manifestantes que protestaban contra un proyecto de enmienda de la Constitución tomaran e incendiaran el Congreso. La medida fue aprobada por 25 senadores partidarios del presidente Horacio Cartes y permitía que este pueda postular a una reelección.  

"Dictadura nunca más", se escuchaban en las calles de la capital paraguaya, Centenares de opositores ingresaron al Parlamento luego de destruir portones, vallas y ventanales.

Ingreso violento. Los opositores irrumpieron en las oficinas de congresistas favorables a la enmienda, saquearon sus pertenencias y finalmente prendieron fuego en algunos sectores. Los bomberos no podían ingresar a pagar el fuego y solo una hora después lograron el acceso. Como resultado, el primer y el segundo nivel del Parlamento quedaron carbonizados.

Garantizamos que la policía no va a volver a reprimir. Les pedimos que no derrumben las vallas, que no intenten entrar al edificio del Congreso. Pedimos calma, tranquilidad", dijo en tono desesperado el comandante de la policía, comisario Críspulo Sotelo. "Les pedimos que no nos provoquen. Nosotros tenemos que resguardar la seguridad del edificio", expresó a la televisión.

Sepa más: