Más de una quinta parte de los residuos de plástico se recicla en Japón y la mayoría del resto se quema como combustible para generar energía o calor.
Más de una quinta parte de los residuos de plástico se recicla en Japón y la mayoría del resto se quema como combustible para generar energía o calor. | Fuente: AFP

En una planta de reciclaje en las afueras de Tokio, Japón, los trabajadores con máscaras faciales, atraviesan un torrente infinito de basura de plástico, alimentado por la obsesión nacional del embalaje prístino, y famosas reglas muy rigurosas que aseguran que gran parte de esta basura se recupera y reutiliza.

Cada día llegan unas 10 toneladas de plásticos reciclables para ser procesados en el centro de Ichikawa Kankyo Engineering, donde los trabajadores se ciernen sobre las cintas transportadoras para eliminar cualquier elemento extraviado o contaminante. El plástico se comprime en enormes fardos, los cuales se mueven con montacargas entre hangares muy amplios para almacenarlos.

Los críticos aducen que los consumidores y vendedores minoristas japoneses usan demasiado plástico, ya que la manía por los envases elaborados da como resultado que casi todos los productos se ofrezcan con envoltorios, incluso piezas individuales de frutas. Ante esto, no existe una legislación nacional que prohíba los plásticos de un solo uso, y son raras las sanciones o los desincentivos para usar bolsas de plástico. 

Reglas rigurosas de reciclaje

Sin embargo, Japón también tiene reglas complicadas y que aplica con rigurosidad con respecto a la separación de residuos para ayudar optimizar al máximo la reutilización y el reciclaje de basura. Los gobiernos locales de Tokio y el resto de Japón tienen sus propias reglas sobre cómo los residentes deben separar sus desechos, y elaboran diagramas de flujo que explican qué elementos se ajustan a cada categoría.

Los plásticos están separados de latas, papel y otros materiales reciclables, y las distintas categorías se recolectan en diferentes días de la semana.  La mayoría de la población, como mínimo, tiene categorías para materiales que pueden incinerarse, para los que no se pueden quemar, reciclables y plásticos, y muchos también requieren que las personas separen el cartón y los diferentes tipos de plástico.

Eso asegura que más de una quinta parte de los residuos de plástico se recicla en Japón y la mayoría del resto se quema como combustible para generar energía o calor, según el Instituto de Gestión de Desechos Plásticos. Alrededor del 10% se incinera sin producir ninguna energía y menos del 10% termina en un vertedero.

AFP