Un centenar de pinturas rupestres de aproximadamente 3,000 años fueron descubiertas en la zona arqueológica de La Campana, en el estado de Colima (México). El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de este país informó que los petroglifos van desde el periodo Preclásico (1700 a.C.) al Posclásico (900 a 1521 d.C.).

Las piezas iconográficas, 108 para ser exactos, fueron hallados durante la construcción del parque arqueológico La Campana. En los petroglifos muestran “filiaciones culturales distintas” y se pueden identificar en diferentes épocas y culturas por lo que Colima se ha convertido en uno de los sitios arqueológicos más ricos en información pétrea del país.

Gran descubrimiento

El arqueólogo Enrique Martínez Vargas, explicó que las piezas se suman a un conjunto de 12 tallas en piedra que habían sido ubicadas antes. Algunas representan aves, mamíferos, reptiles y mariposas. Aunque también hay algunas que tienen rayas, numerales, flores, corazones y rostros humanos. 

Los trabajos de excavación permitieron hallar un entierro capacha con una temporalidad fijada entre 1800 y 1700 a.C. Aquí se hallaron seis cuerpos y 18 cerámicos, entre ellas una vasija de la cultura Capacha, la cual se desarrolló entre los años 2,000 y 1,200 a.C. así como un muro de contención. 

Sepa más: