El rockero supo canalizar los votos de los jóvenes y ahora uno de los 113 escaños del parlamento de su país lo ocupa él. | Fuente: CNN

Tiene tatuajes, cola de caballo y es el líder de la banda más grande de death metal de Asia; Freddy Lim evidentemente no es un político promedio. Lim, de 39 años, ganó uno de los 113 escaños que estuvieron en disputa las elecciones parlamentarias de Taiwán del sábado, el mismo día en el que la isla eligió a una nueva presidenta. Como lo hace con su música, él espera darle una voz a los jóvenes de la isla, muchos de quienes temen ante la perspectiva de un futuro bajo la influencia de China.

"El gobierno piensa que depender de China dará lugar a prosperidad económica, pero los jóvenes no están de acuerdo con esto", le dijo a CNN vía Skype desde el centro de su campaña en Taipéi, antes de su triunfo.

En las fotos de su campaña apareció vestido con traje, y con su cabello largo recogido de tal manera que apenas se ve, pero Lim y su partido recién formado alteraron a muchos en la estructura política de Taiwán, quienes desesperadamente necesitaban los votos de las personas más jóvenes a las que él atraía. Sus oponentes no supieron cómo manejar su atractivo contra-cultural. Lin Yu-Fang, el titular del partido gobernante en el distrito de Taipéi que fue derrotado por Lim, había hecho un llamado a los votantes el viernes para que no eligieran a un candidato "que tiene pelo que ya no es el de una mujer", según el periódico Taipei Times.

Su partido Nuevo Poder surgió del "Movimiento Girasol" de 2014, cuando decenas de estudiantes que manifestaban irrumpieron y ocuparon el edificio de la Legislatura y el Gabinete de Taiwán a fin de oponerse a un pacto comercial que simbolizaba las relaciones más profundas de Taiwán con China continental. Lim, quien había combinado su carrera musical con su posición de director de Amnistía Internacional en Taiwán durante cuatro años, los apoyó. El partido de Lim es uno de varios grupos de oposición más pequeños que rompieron el dominio de dos partidos conformado por el partido gobernante pro-China de Kuomintang (KMT) y el Partido Democrático Progresista (DPP, por sus siglas en inglés), cuya candidata ganó.

Lim dice que los jóvenes no quieren que Taiwán se convierta en otro territorio chino y ven con temor a Hong Kong, donde Beijing está reforzando su control.

Sepa más:
¿Qué opinas?