El segundo episodio de Dragon Ball Super estuvo centrado en Vegeta y su deseo de superar a Goku.

Luego de que Goku  tiene permiso de su esposa para entrenar con el Kaio del norte, se teletransporta al planeta de este. Sin embargo, Goku interrumpe un día apacible y es reprimido. Pero eso no le interesa y empieza a entrenar.

Mientras tanto Vegeta protagoniza un gracioso viaje familiar con Bulma y Trunks. A pesar de no pasarla bien, no se va porque le prometió a Trunks que lo iba a llevar a los juegos. Solo parece animarse cuando se trata de comer hasta que le cae tinta de un pulpo. Luego de que se aburre de estar rodeado, Vegeta se va a entrenar.

Beerus aparece en otro planeta y termina destruyéndolo. Este suceso llama la atención del kaio supremo. El dios de la destrucción no aparecía hace 39 años. El villano tiene una premonición y luego dice que pronto encontrará al Super Saiyajin Dios. "Con él me divertiré", le cuenta a su compinche Wiss. Vegeta y Goku entrenan intensamente sin saber lo que les espera.

TE PUEDE INTERESAR

¡Alerta de spoilers!

Posted by RPP Noticias on Martes, 7 de julio de 2015
Sepa más: