Lucho Quequezana se tomará un descanso luego de los Juegos Panamericanos para luego seguir con sus actividades.

Lucho Quequezana no podía hacer 'spoilers'. Horas antes de la ceremonia de clausura de los Juegos Panamericanos Lima 2019, el músico publicó una foto en sus redes sociales -ligeramente desenfocada para evitar revelar detalles- con la partitura de "Adiós Lima", la canción que había compuesto especialmente para el momento más emotivo del final: el apagado del fuego panamericano.

"Lo desenfoqué porque podía ser un 'spoiler' para los que leen partituras", comenta Quequezana entre risas. Está agotado y con ganas de desconectarse para descansar antes de continuar con sus proyectos. Sin embargo, también está muy feliz. "Cuando la gente lo ha visto [el acto con su canción "Adiós Lima"] le ha encantado. Me parece emocionante y gratificante", confiesa.

El momento es extraño, pero en un sentido bastante especial: una pareja de campeones de marinera realizan la danza y todo lo que ella representan con una melodía épica, dramática, romántica. Todo encaja y Lucho Quequezana es el artífice.

Lucho Quequezana trabajó tanto en la ceremonia de inauguración como en la clausura de Lima 2019.

¿Qué fue lo que te pidieron exactamente para el momento de apagar la llama?

El director creativo, Nikos Lagousakos, me propuso contar una historia de amor. Lo interesante es que se pidió hacerlo con dos campeones de marinera. Lo primero que se me vino a la cabeza es que [el ritmo] tenía que ser una marinera, pero luego Nikos me dijo que no quería que bailen una marinera, sino que quería contar una historia, un momento cinematográfico, pero con dos campeones de marinera. Es decir, que tengan los movimientos y la flexibilidad de dos campeones de marinera, que sea muy peruano, pero que sea una historia de amor.

Lo común es trabajar para una sola ceremonia, pero en tu caso eras responsable de dos. ¿Cuánta presión sentías?

Empecé a darle vueltas [a la idea de Nikos Lagousakos], estaba bastante cansado, estábamos casi cerca a los tiempos que teníamos que cumplir y bastante estresado. Yo compongo en mi estudio, pero hubo un momento en el que necesitaba estar en mi casa, con mi familia y ver a mi hijo, estar con mi esposa, con toda mi familia. Agarré un teclado de mi estudio, la computadora y armé en un fin de semana un mini estudio en mi casa. La verdad es que estaba tan contento, relajado y emocionado de estar componiendo y tener a mi hijo al lado que todo fluyó.

Ha sido novedoso ver a dos campeones bailar marinera... siguien un ritmo que no es marinera. ¿Cómo fue el camino para llegar a realizar esa fusión y que se vea tan bien?

Lo más difícil para mi era... cómo cuento una marinera... pues no me están pidiendo marinera, pero que tenga sus elementos... y que sea festiva, teniendo en cuenta que iba a contar una historia de amor en la que al final hay una separación, una despedida. Entonces tenía que bajarle [el tiempo], primero hacerlo un poco más lento para que sea más dramático y elegante, pero al mismo tiempo no podía ser tan lento, porque luego tenían que bailar, entonce ¿cómo iban a hacer algunos movimientos?

Debe haber sido un proceso de composición bastante expresivo.

Mientras componía con los audífonos puestos me veías moviéndome. Yo, que no bailo nada, tenía que probar el tiempo de lo que estaba componiendo con movimientos naturales. Lo que quería es que se eva natural, elegante y fluido. Y solo en algunos momentos de “Adiós lima” sí está la energía de la marinera, sobre todo en la parte en la que los bailarines aprovechan para hacer los pasos, pero el resto es una linda historia de amor.

"Adiós Lima" es una pieza clásica para dos bailarines de marinera. ¿Siempre ronda tu cabeza esta idea de salir de lo común? 

Siempre. "Adiós Lima" no es una marinera tradicional, no hemos querido hacer eso porque ya hubo marineras en la inauguración: a caballo, a pie, de cinco partes del Perú, fuerte, enérgica. Aquí queríamos contar una historia de amor para apagar la flama con inspiración en la marinera con dos campeones.

¿Qué opinas?