El representante de la Asociación de Protección de la Vida –Perú, ingeniero Elmer Burga Mundaca, dijo que la empresa municipal EPSEL no tiene espectrofotómetro de absorción atómica ni el sistema de osmosis inversa para detectar y separar los metales pesados que pueda haber en el agua que abastece el río Chancay, por lo que los chiclayanos están expuestos a una contaminación masiva.

“Más de 700 mil pobladores que viven en el valle Chancay y que dependen de las aguas del río Chancay, están expuesto a que en cualquier momento puedan consumir agua contaminada” explicó Burga Muncada a RPP Noticias.

El profesional explica que según la autorización de la Autoridad Nacional del Agua, la empresas minera que opera en la cabecera de la cuenca del río Chancay, puede verter relaves en las quebradas Cedro y La Pampa, que son tributarias de los riachuelos Pisic y Cañad, los que a su vez son afluentes del río Chancay.

“En octubre y diciembre del año pasado públicamente he pedido que se haga el análisis de las aguas de la laguna Boró y de la planta de tratamiento, para detectar si hay la presencia de metales pesados como arsenico, cadmio,  cianuro, manganeso, aluminio y plomo, que en cantidades mayores a los que permite la Organización Mundial de la Salud, son fatales al ser humano” indica Burga.

Lea más noticias de la región Lambayeque