Referencial

La directora ejecutiva de Salud Ambiental de Junín, Patricia Munive Sánchez, dijo que cada 31 de diciembre la población realiza la quema de muñecos así como otros desperdicios tóxicos y al día siguiente el ambiente amanece contaminado.

Asimismo, Munive Sánchez indicó que durante la fiesta de fin de año crecen los niveles de contaminación lo cual afecta la salud de los ciudadanos; esto debido a la quema de productos inflamables ya que los muñecos están armados de papel, tela, cartón, plástico, alambre y otros en desuso.

En algunos casos colocan el muñeco en la vía asfáltica que es un derivado del petróleo, y por el calor los materiales tóxicos se mezclan con el aire. 

“Los municipios tienen la facultad de generar normas para proteger la salud de la población, deben generar iniciativas como ordenanzas municipales que sancionen a aquellas personas que contaminen el ambiente y perjudiquen la salud de la ciudadanía, pero hasta ahora no vemos esas iniciativas”, refirió Patricia Munive.

Advirtió que al producirse la combustión de estos objetos se generan sustancias contaminantes como monóxido de carbono, nitrógeno, vapor de azufre, entre otros gases y partículas. En el cuerpo humano estas sustancias afectan el sistema inmunológico, concluyó.

Lea más noticias de la región Junín