Iglesias del Centro Histórico de Cajamarca

Cajamarca no solo es rica en recursos naturales, sino también en monumentos arquitectónicos como las iglesias San Francisco, Belén y Catedral.
Luis Asencio

La fe en la iglesia Católica se asentó en la época de la colonia, época en la cual para mostrar la devoción en Cajamarca se construyeron imponentes templos, los cuales hoy son considerados como verdaderos monumentos arquitectónicos.

En Cajamarca las iglesias más representativas del centro histórico son la Catedral o Santa Catalina, San Francisco o San Antonio y finalmente Belén.

Iglesia Catedral o Santa Catalina

Pocos conocen que la iglesia Catedral, ubicada en la Plaza de Armas de Cajamarca, lleva el nombre de Santa Catalina, pues se construyó bajo la advocación de la mencionada santa, esto quiere decir que se edificó en honor a Santa Catalina con la finalidad de estar bajo su manto protector.

La belleza de su diseño y arquitectura de estilo barroco, impresiona a los miles de turistas que la visitan cada año. Su construcción data a la segunda mitad del siglo XVII, y de acuerdo a los historiadores quien probablemente dirigió y diseñó esta obra de arte fue Juan de Céspedes y Ledesma, pero para llevar adelante este proyecto se necesitaba de una fuente de financiamiento, la cual se pudo conseguir en el rey Carlos II.

Una de las principales características de esta obra es que fue edificada en base de roca volcánica o más conocida en Cajamarca como cantería, el diseño también contempló unas tres entradas, pues en el techo del templo se construyó tres naves.

Hay un detalle que es importante, pues en vista que la edificación se hizo bajo la advocación de Santa Catalina, se construyó la nave central como en su honor, la nave de la izquierda fue en honor a San Juan Bautista y la nave del perdón se ubica en el lado derecho. Santa Catalina se encuentra representada en el altar que se ubica en el fondo de la iglesia, cabe precisar que el altar resalta por el color dorado, pues fue laminado con la técnica pan de oro.

Una vez creada la Diócesis de Cajamarca, el 11 de abril de 1908, la iglesia Santa Catalina pasó a ocupar el rango de Catedral donde ahora se celebran las principales actividades eucarísticas de la ciudad de Cajamarca.

Iglesia San Francisco

Frente a la iglesia Catedral se encuentra ubicada la iglesia San Francisco, también en la Plaza de Armas de Cajamarca, la cual tiene una historia interesantes, fue terminada de construir en el año de 1579, y después de 108 años fue demolida para iniciarse su reconstrucción en el año 1699, bajo la advocación de San Antonio de Padua.

La edificación de una de las iglesias más grandes que tiene Cajamarca fue culminada en el año de 1779 unos 80 años después de haberse iniciado su construcción, pero uno de los inconvenientes fue conseguir el material, ante lo cual don Antonio Astopilco aceptó donar el material de construcción y por ello se ganó el derecho de ser sepultado junto a su familia en las catacumbas de la iglesia San Antonio de Padua.

La construcción de la fachada del templo San Antonio de Padua se hizo usando el estilo barroco, estilo predominante en ese entonces.

El frontis de la iglesia cuenta con tres cuerpos. El primero tiene unas cuatro hornacinas que alberga las estatuas de San Pascual Bailón, San Juan Capristano, San Bernardino y San Luis Obispo, y en el centro se puede encontrar dos ángeles que sostienen la Tiara Papal.

A diferencia del primer cuerpo, en el segundo solo hay dos hornacinas, donde se puede apreciar las figuras de San Pedro Nolasco y Santa Clara de Asís. Mientras que en el tercer cuerpo se puede encontrar tres hornacinas, donde están las estatuas de San Antonio, la virgen de la Inmaculada y San Francisco de Asís.

Iglesia Belén

La iglesia Belén es una de las más fastuosas de Cajamarca, no solo por el diseño de su fachada, sino también por la decoración de sus interiores, y se ubica en el jirón y complejo monumental del mismo nombre, dentro del Centro Histórico de Cajamarca.

Al igual que las iglesias Catedral y San Francisco, la iglesia Belén fue construida en base a tres cuerpos y usando piedra volcánica, y la persona encargada de financiar el ambicioso proyecto fue el corregidor Francisco de Espinoza y cuyos trabajos fueron terminados en el año de 1774. Los tres cuerpos de la fachada están compuestos por hornacinas con diferentes esculturas que simbolizan las tres virtudes teologales: la fe vendada (“fe ciega”) y con un cáliz en la mano, la Esperanza con su símbolo el ancla y la Caridad con un niño en los brazos.

De acuerdo al análisis, se estima que el significado de las virtudes teologales graficadas en la fachada de la iglesia Belén es que a este templo se debe llegar con fe y esperanza para recibir caridad.

En la decoración interior predominan las incrustaciones en forma de rombo, así como el color policromado, y también los rostros de ángeles.

Por: Luis Asencio

Lea más noticias de la región Cajamarca