Celin Cushi Vásquez, vicepresidente de la Organización Indígena Regional de Atalaya (Oira) exigió la vacancia del presidente de la República, Alan García como uno de sus principales reclamos tras permanecer varios días de huelga.

Ellos desean que se implante una mesa de diálogo con el Gobierno para que atiendan sus reclamos que los han llevado a tomar el Aeródromo de Atalaya y hace cinco días hacer los mismo con los ríos Ucayali y Urubamba.

"Tenemos entre la plataforma de lucha la vacancia de Alan García, la reforma constitucional y la derogatoria de los decretos legislativos y leyes que atentan contra los derechos colectivos de los pueblos originarios", indicó Uchi.

Ellos sostienen como principal argumento de su medida de fuerza indefinida el que sean propietarios de la Amazonía y que no van a permitir "que a través de sus leyes, García considere esta zona como de saqueo porque somos los dueños y lo vamos a seguir defendiendo para que nuestros hijos los disfruten".

Además Cushi señaló que los cerca de mil Ashaninkas que participan en la huelga se sienten "burlados" por el mandatario García y "no lo queremos considerar como nuestro presidente".

Como se recuerda, el día de ayer más de 200 pobladores tomaron el Aeródromo de Atalaya impidiendo la llegada y salida de vuelos y mientras radicalizaban su medida de protesta solo 20 efectivos policiales custodiaban el lugar.