Leonisa Condori vigila que las personas no boten basura en la plataforma comercial Avelino Cáceres. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Christian Ramos

Lo que era un muladar en plena plataforma comercial Andrés Avelino Cáceres, en Arequipa, ahora luce limpio y ordenado. Esa proeza de ornato e higiene ha sido posible gracias a la vigilancia de Leonisa Condori Quispe, “la señora del chicote”, una trabajadora de la Municipalidad Distrital de José Luis Bustamante y Rivero, quien con correa en mano, espanta a las personas que quieren botar basura en plena vía pública.

“Ya le he dado chicotazos a unas ocho personas, me miran y se van. Piden disculpas y se van. Lo que hago es concientizar a la gente para que no boten la basura o vengan a orinar aquí”, dice Leonisa Condori.

Sus correazos son simbólicos, no azota a las personas que llegan con su basura a la vía. Les advierte que no deben ensuciar la calle y luego hace el ademán de pegarles. Los cochinos se avergüenzan y se van del lugar.

Pero no faltan las personas agresivas y Leonisa Condori ya fue víctima de ellas.

“Hoy en la mañana vino una señora con su basura y me dijo quién soy yo para que me ataje, incluso me ha dicho que me coma la basura. Yo solo les digo que respeten el horario de recojo, que estén atentos cuando venga el camión recolector”, contó la trabajadora a RPP.

Hace veinte años Leonisa Condori trabaja en el servicio de limpieza pública. Ha sacado adelante a sus cuatro hijos y por una operación que le hicieron en la cadera, ya no puede cumplir labores de campo, por eso le asignaron la labor de vigilancia.

“Un compañero me regaló la correa, me dijo: úsala con quien no te obedezca, le das con la correa. Ahora es como un amuleto. Yo les digo no vuelvan a venir, sino les va a caer más fuerte”, dice Leonisa.

La plataforma comercial Avelino Cáceres, es la más grande de Arequipa. Allí operan más de cincuenta mercados y galerías en un área de 90 hectáreas. El problema de la basura no ha podido ser resuelto por las anteriores gestiones municipales.

Paul Rondón, actual alcalde de Bustamante, se ha trazado la meta de reducir y solucionar el riesgo sanitario que existe en la zona. Una de las medidas es la labor de vigilancia asignada a Leonisa Condori.

“Gran parte del problema de la basura es la falta de conciencia ambiental, sobre todo de los comerciantes, que botan sus desperdicios a cualquier hora y convierten la zona en un gran basural, ahora queremos poner orden y que respeten los horarios de recojo”, dijo Rondón.

El reconocimiento al trabajo de Leonisa Condori se manifiesta de diferentes maneras. Los conductores que pasan por la zona son quienes más la felicitan. La “señora del chicote” es un ejemplo en una ciudad donde muchas personas no tienen conciencia ambiental.

¿Qué opinas?