RPP Noticias conversó con la presidenta de la Junta de Fiscales Superiores de Arequipa. | Fuente: RPP

Miriam Herrera, presidenta de la Junta de Fiscales Superiores de Arequipa, informó que la trabajadora de la Municipalidad de Punta de Bombón que denunció al alcalde de esta jurisdicción, José Ramos Carrera, por presunta violación sexual presentó a la Fiscalía de Islay tres memorias USB con supuestas pruebas.

En diálogo con RPP Noticias, la magistrada evitó responder si la mujer presentó la versión de testigos para sustentar su denuncia, pero confirmó la presentación de estas memorias, así como “una grabación y un celular”. “Cuando aperturemos, podremos verificar (la información)”, dijo.

Herrera reveló que el fiscal a cargo del caso aún no ha citado a Ramos Carrera para que dé sus descargos, ya que “el señor necesariamente tiene que apersonare con su abogado defensor”. “Se ha recibido la denuncia, y se está en acopio de los elementos indiciarios previos que puedan acreditar la comisión del hecho”, comentó.

La presidenta de la Junta de Fiscales Superiores de Arequipa dijo que durante el proceso de investigación el fiscal a cargo del caso deberá valorar si las relaciones sexuales fueron consentidas -tal como refiere el burgomaestre- o si fueron producto de coacción, según lo denunciado por la trabajadora, cuya identidad permanece en el anonimato.

“Lo que ha señalado en su denuncia es que el señor la ha presionado con argumentos del índole económico, para que mantenga relaciones con él. Y la amenazaba con retirarla del trabajo o botarla del inmueble (que habitaba)”, sostuvo.

La presidenta de la junta de fiscales superiores de Arequipa, informó que la joven agraviada pasará el examen psicológico el próximo 5 de febrero; mientras que el alcalde de Punta de Bombón, José Ramos, asistirá a dar su declaración a la fiscalía el un día después.

De acuerdo a la denuncia formalizada por una de las víctimas, y que llegó previamente al Rotafono de RPP Noticias, la autoridad edil la agredía sexualmente desde hace tres años, la golpeaba e insultaba cuando no contestaba sus llamadas, y hasta la obligó a abortar en una oportunidad.