Congreso | Fuente: Andina

Escucha el canal de podcast de Las cosas como son en RPP Player.

El Instituto de Estudios Peruanos ha publicado ayer una encuesta nacional urbano-rural que da luces sobre lo que los ciudadanos esperan de sus autoridades. Lo primero que hay que destacar es que no existe una visión diferenciada de lo que puede hacer el nuevo Congreso y lo que corresponde al Poder Ejecutivo, de manera que si no se perciben resultados a mediano plazo, la decepción podría alcanzar por igual a ambos poderes del Estado. En segundo lugar, persiste una elevada tasa de aprobación del presidente Vizcarra y una baja tasa del primer ministro, que con 24% obtiene menos de la mitad de respaldo que el que favorece al presidente, 55%. Se trata de una correlación poco frecuente, dado que más bien ha sucedido lo contrario: mayor aprobación al primer ministro que al presidente. El discutido reciente cambio de cuatro ministros no parece haber perjudicado la imagen de Vizcarra.

Respecto a la agenda de reformas, más del sesenta por ciento parece alineado con el espíritu de las respuestas del referendo de hace catorce meses. La modificación del régimen de la inmunidad y las restricciones electorales a los condenados en primera instancia llegan al 77 y 69% respectivamente. Hernán Chaparro, del IEP, destaca en La República el inesperado apoyo, 61%, al restablecimiento de un Congreso con dos cámaras. Sin embargo, por importantes que sean las reformas políticas, otros temas son los que despiertan mayor interés: la seguridad ciudadana, la educación, la violencia contra la mujer, la lucha contra la corrupción y los servicios de salud. La reactivación económica y el empleo aparecen solo en sexto y séptimo lugar.

Nada de eso disuade al economista Richard Webb de seguir investigando, desde hace más de cincuenta años, las claves más profundas de nuestro desempeño económico. Lejos de las pequeñas polémicas de coyuntura, Webb no vacila en irritar a sus colegas afirmando que “la ciencia económica anda perdida y se avecinan grandes debates multidisciplinarios”. Concediendo una amplia entrevista a El Comercio, Webb arremete contra el plan de competitividad: “La función del gobierno es que cada detalle se haga y tratar de mejorar… El trabajo del chofer del bus es manejar bien. No sabemos cuál es su plan. Lamento que la politiquería y lo mediático necesiten algo más interesante y los gobiernos se sientan obligados a decir este “es el plan”. Es un gran teatro”. Intrerogado por Fernando Vivas sobre lo que espera del Congreso, el economista responde: “Simplemente… lograr un avance sustancial en cuanto a formas de reducir la corrupción dentro del Poder Judicial”. Webb anuncia un libro de síntesis sobre nuestra historia económica desde 1821. Según sus cálculos, la economía peruana creció desde entonces en términos relativos de 1 a 300, mientras que la población creció de 1 a 30, lo que quiere decir que el promedio por persona ha sido de 1 a 10.

Es útil comparar esas cifras con las de Argentina. El presidente del Banco Central de es país ha confirmado que la deuda pública se eleva a 311 mil millones de dólares, es decir más de 90% de su producto bruto interno. Ángel Pesce no oculta que “el default es una posibilidad, aunque espero que no suceda”. Cuando uno lee los plazos de pago, las propuestas de “quita” a los bonistas privados y los informes del Fondo Monetario Internacional, se queda con la sensación de una pesadilla que nos recuerda lo que vivimos en el Perú durante los años ochenta. ¿Por qué un país tan rico como Argentina se acerca otra vez al abismo que padeció hace menos de veinte años? La respuesta es: a causa de la demagogia, el populismo, la corrupción y la impunidad.

Las cosas como son


¿Qué opinas?