Taipei 101
El Taipei 101 y el sistema que lo mantiene estable ante terremotos. | Fuente: Composición

Este domingo, un terremoto de magnitud 6,9 azotó el sureste de Taiwán. El suceso, independientemente de paralizar a la isla ante el riesgo de una tragedia, nos dejó una gran enseñanza desde uno de los rascacielos más altos del país: cómo se comporta un edificio ante estas situaciones.

Personas dentro del Taipei 101, un rascacielos de 106 pisos, grabaron cómo funciona el sistema de estabilización del edificio ante la emergencia, como ejemplo de los hitos de la ingeniería hasta la fecha.

¿Cómo se estabiliza un rascacielos ante un terremoto?

El Taipei 101 posee un amortiguador de masa de 660 toneladas con placas de acero.

El dispositivo está instalado entre los pisos 87 y 92 y tiene un simple, pero difícil objetivo: estabilizar al edificio al momento de un terremoto.

En las imágenes ya virales de Twitter, la enorme bola suspendida con tensores y bombas hidráulicas se mueve contraponiéndose a la orientación que está tomando el rascacielo en el sismo.

Las personas que graban no se mueven ni se inmutan por el suceso.

Ingeniería hecha para dar seguridad

Los ingenieros del Taipei 101 diseñaron el edificio para soportar vientos de 150 kilómetros y terremotos de magnitud 7.

El Taipei 101 comenzó a tomar forma en 1999, siendo terminado en 2004. Su coste total ha sido estimado en aproximadamente 1760 millones de dólares. Fue el edificio más alto del mundo entre 2003 y 2009.

El terremoto del domingo cobrí al menos una vida, derribó tres edificios y destrozó carreteras, pero los especialistas afirman que la amenaza de un tsunami regional ya pasó.