Investigadores de la Universidad de Queensland, en Brisbane, Australia, descubrieron una bacteria llamada Wolbachia, uno de los microbios parasíticos más comunes, con la cual pueden infectar los mosquitos que transmiten el dengue.

 

En un artículo publicado en la revista especializada Science, los investigadores explican que adaptaron dicha bacteria para lograr la infección, debido a que los mosquitos vectores de la enfermedad normalmente no son susceptibles a la bacteria.

 

En el experimento, la vida de los mosquitos infectados con la bacteria se disminuyó a unos 20 días, en lugar de los aproximadamente 50 días que suelen durar.

 

Esto es importante porque, una vez que un mosquito adquiere el virus al picar a un animal o a un ser humano que tenga la enfermedad, hay un período de incubación de una a tres semanas, antes de que pueda transmitirla.

 

Como resultado, sólo los mosquitos más viejos representan un peligro real para los seres humanos, en lo relativo al dengue, y si se acorta la vida de los insectos las probabilidades de infección se reducen.

 

La bacteria puede pasar de las hembras infectadas a sus hijos. Además, produce cambios a los machos infectados que sólo les permiten reproducirse con hembras infectadas.

 

Los investigadores dijeron que el uso de la Wolbachia podría convertirse en un método potencialmente barato de hacer frente al problema, en particular en las áreas urbanas.

 

Pero advirtieron que todavía queda por ver cuán bien la bacteria modificada se puede propagar fuera del laboratorio y dijeron que el virus del dengue también se podría adaptar para sobrevivir.

BBC