Foto: AFP

Un estudio divulgado en la revista ‘Science’ revela que una cadena de gigantescas erupciones volcánicas, ocurridas hace más de 200 millones de años, provocó la extinción de la mitad de las especies que habitaban entonces la Tierra.

Los megavolcanes, dicen los expertos, lanzaron a la atmósfera tanto azufre que los cielos se oscurecieron durante años provocando la muerte por congelación de innumerables especies.

Asimismo, cada pulso volcánico dobló la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera por lo que, al frío, le siguieron años de calor sofocante provocado por este gas de efecto invernadero.

"La Tierra se convirtió en un "infierno" que acabó con plantas y animales sin oportunidad de adaptarse, dando paso a la Era de los Dinosaurios, que dominaron la Tierra durante los siguientes 135 millones de años, explicó Dennis Kent, coautor del estudio y experto en paleomagnetismo de la Universidad de Columbia.

“Este evento podría ser un paralelo histórico al cambio climático causado por la actividad humana que tiene lugar en nuestros días”, pues la utilización de combustibles fósiles ha hecho que el nivel atmosférico de dióxido de carbono haya crecido un 40% en 200 años, advirtió Kent.