Foto: EFE

El inventor Antonio Ibáñez de Alba presentó su último invento, una novedosa central eléctrica que empleando únicamente dos sustancias químicas explosivas y agua, es capaz de llegar a producir 1.100 megavatios de potencia, el equivalente a una central nuclear.

Estas explosiones controladas, que se producen dentro del sistema diseñado por el inventor ciudadrealeño, pueden llegar a ser de entre 100 y 600 bares, pudiéndose lograr en función de la demanda.

El invento diseñado emplea un circuito cerrado de agua y una turbina que la batea hasta presurizarla, logrando generar la energía eléctrica que se desea.

EFE