Los peligros de que las madres participen en grupos de Whatsapp

Según especialista, el problema surge cuando además de compartir información, los grupos de WhatsApp comienzan a ser un foro de opinión y hasta de insultos.
Foto: WhatsApp

Los grupos de padres en WhatsApp pueden ser muy útiles cuando se trata de conocer todo sobre la actividad escolar de sus hijos, desde sus materias en clase, fecha de exámenes hasta el menú que servirán en el comedor.

Sin embargo, esta práctica puede generar algunos riesgos. "El problema surge cuando además de compartir información, los grupos de WhatsApp comienzan a ser un foro de opinión, protesta o rumorologia, crítica, enfado y hasta de insultos, en lo que se refiere a los profesores o al colegio y la opinión de una o dos familias pasa a ser considerada la opinión de toda la clase o de todo el colegio", afirma Jesús Jarque, pedagogo y orientador.

Y es que según el especialista, en estos grupos se pueden acalorar los ánimos y llegar a desvirtuar la realidad.

"La expresión "el grupo de WhatsApp está que arde" que a veces llega a los profesores es señal de alarma de que algo está sucediendo", señaló Jarque en declaraciones a la ABC.

El verdadero peligro, según el pedagogo, es «agrandar los problemas, porque lo único que genera es un malestar creciente, que al ser desconocido por el colegio y los implicados, no se puede abordar, desmentir o contra argumentar».

El experto ofreció algunas recomendaciones para que no se acaloren las conversaciones en los grupos de padres en Whatsapp.

1. El grupo de WhatsApp es un medio para intercambiar información, facilitarla y solicitarla, relativa a la vida escolar de los hijos.

2. Hay que cortar los usos inadecuados, como la rumorología, las críticas destructivas, las murmuraciones... Se puede cortar animando a hablar con los implicados, no entrando en esas cuestiones o no participando en los debates.

3. Si el grupo sigue con un mal uso de comentarios, críticas...es mejor abandonarlo.

4. Ante cualquier problema, descontento, mal entendido... es mejor hablar directamente con los implicados: profesores, director del centro... así contrastará la información, y tendrá las dos versiones del problema. Es la forma de solucionarlo.