Bebé sobrevive tras ser arrastrado 60 metros por tormenta "Hermine"

"Cuando empezó el aire, se voló el techo de la casa y el niño salió volando junto con el techo, sentí una gran angustia y desesperación", señaló la madre del niño.
(Referencial)
Un bebé de siete meses sobrevivió tras ser llevado a unos sesenta metros de su casa tras los fuertes vientos de la tormenta tropical "Hermine" que desprendieron el techo de la vivienda, el lunes en la ciudad mexicana de Matamoros, fronteriza con Brownsville, Texas (EE.UU.), según informó la madre del menor.

"Cuando empezó el aire, se voló el techo de la casa y el niño salió volando junto con el techo, sentí una gran angustia y desesperación", señaló Marisa Santos, madre de Brandon Emiliano.

Según Santos, la noche del 6 de agosto los fuertes vientos de "Hermine" arrancaron el techo de lámina junto con los barrotes y la hamaca donde dormía el bebé.

La madre dijo que inmediatamente salió a la calle para pedir ayuda y buscar al bebé, quien fue hallado una hora después en una casa ubicada al menos a 60 metros de su vivienda.

"En medio de la noche, salí corriendo a buscarlo, lo buscamos junto con muchos vecinos por más de un hora hasta que lo encontramos en una casa cercana, envuelto entre sus colchitas y debajo de varias laminas. Tenía mucho miedo porque para ese momento muchas calles ya estaban inundadas y creí que el agua se lo llevaría", agregó.

Sara Cedillo, una vecina encontró al bebé junto a su casa cubierto por unas láminas.

"Salí y vi un montón de laminas, las moví y vi los pequeños pies del niño", dijo la vecina, quien explicó que Brandon Emiliano se encontraba exactamente en la puerta de su casa.

Según Cedillo, afuera de su casa tenía unas gruesas esponjas que le servían de tapete y fue precisamente allí en donde cayó el bebé sin sufrir lesiones.

El pequeño fue trasladado en una ambulancia al Hospital General de Matamoros. EFE