*

Trafico Waze

Lima

El ´Loco Perochena´ y la infeliz historia de una reincidencia

Delincuente que se hizo conocido en la década del 80 por robar casas de políticos y gente adinerada, cayó nuevamente a sus 54 años tras asaltar vivienda en Surco. Aquí un repaso de su historia.

Foto: Reniec

Fernando Silvino Perochena López es el nombre completo de un hombre que a sus 54 años acaba de demostrar que algunos seres humanos pueden llegar a ser impredecibles al extremo de cometer errores que anteriormente les hicieron pagar con creces sus consecuencias.

En la década del 80, este sujeto, más conocido como el ‘Loco Perochena’ pasó a convertirse en una leyenda viviente del mundo del hampa, por robar domicilios de políticos y gente de la alta sociedad limeña, cuando los dueños de casa se encontraban en su interior.

Se retiró de la delincuencia tras acumular 30 años en prisión, pero ayer nuevamente cayó junto a otros dos delincuentes cuando trataban de robar una casa en el distrito de Surco, tras lo cual se enfrascaron en una feroz balacera contra efectivos policiales.

En sus inicios pese a que su objetivo no era hacerse conocido pues no sabía, por ejemplo, que acababa de robar la casa de Víctor Belaunde, o de la familia del ex presidente Juan Velasco Alvarado, rápidamente pasó a las primeras planas de los diarios que graficaban el momento de inseguridad que atravesaba el país con titulares como: “Hoy le tocó a Elías La Rosa”, “Hoy le tocó a Chávez Belaúnde”.

Amasó una gran cantidad de fortuna pero finalmente fue capturado porque como él mismo lo dice “robábamos hasta por las huevas”.

De ese modo, su decisión fue no retirarse junto con sus compañeros Fernando Valera Calvo, "La gringa", Luis García Mendoza “alias Pilatos”.

Perochena contó en una entrevista realizada a un grupo de universitarios que hicieron un trabajo sobre su vida, que con tan solo 9 años ingresó a una correccional – el Instituto de Menores de Chucuito- porque acuchilló a un niño que lo estaba golpeando.

Tras salir de ese recinto y a partir de ese momento, la historia del niño nacido en un lugar conocido como el ‘callejón de las 7 puñaladas’ en la primera cuadra de la avenida Colón en el Callao, fue un vaivén de experiencias delincuenciales.

“Soy una persona que sabe lo que es tener hambre, que sabe lo que es estar falto de cariño, yo nunca he tenido cariño de mis padres, mi padre falleció cuando yo tenia 11 años”, decía en el 2009 cuando estaba de algún modo insertado nuevamente en la sociedad.

Llegó a ser incluso miembro de la seguridad del ex alcalde chalaco Alex Kouri y hasta incursionó en la religión. En imágenes se le ve llevando una vida familiar relativamente estable junto a sus hijos aunque señalaba la mala situación económica que atravesaba.

“Yo me voy a la cana con esa idea, decía pucha esta vez que yo salga yo no voy a esperar que la gente no esté en su casa sino que me voy a meter con gente y todo para que me abran la caja fuerte. Ahí viene el pensamiento del asalto a domicilio ya no la monra (modalidad de robar casas sin habitantes forzando las puertas con herramientas)”, aseguraba.

“Teníamos un cuarto lleno de platería, un baño con puros artefactos, equipos, televisores y teníamos un dormitorio donde no entraba nadie mientras no estemos todos juntos porque ahí teníamos el oro, todas las joyas”, revelaba.

Ayer el ‘Loco Perochena’ cayó nuevamente y con él la imagen del ‘Robin Hood peruano’ que se había ganado por repartir parte de lo robado con gente pobre y que incluso lo llevo a ser apreciado por un sector de la sociedad.

“Dios me ha dado vida hasta ahorita y creo que hay un propósito para conmigo que nos guarda a veces de tantas cosas malas que hemos hecho”, decía hace un año, quien sabe que estará pensando ahora que sus hijos corren el riesgo de pasar otra navidad sin él.


¿Qué opinas?