21 piscinas olímpicas en aguas residuales se malgastan cada hora en Lima

En Lima se desechan 54 millones de litros de agua de desagüe cada hora. ¿Su destino? El mar y otros usos que no benefician a la ciudad.

El 8% de las áreas verdes de la provincia de Lima se riega con agua residual tratada. | Fuente: Getty Images

En la capital peruana, el Servicio de Agua Potable y Alcantarillado de Lima (Sedapal) reduce por las madrugadas la presión de agua en los hogares debido a la ausencia de precipitaciones en la sierra central. En Lima, hay 800 mil personas que carecen del servicio de agua potable y desagüe. Mientras se viven estos problemas, los municipios emplean el recurso para regar sus áreas verdes, que podría reemplazarse por agua residual tratada.

“Lima más o menos produce 20 m3/s de aguas residuales de los cuales 15 m3/s se descargan en el mar y no se aprovechan para nada en la ciudad”, comentó Julio Moscoso, ingeniero pesquero y promotor del proyecto Recuperación y reutilización segura de recursos en Lima. Al descargar 15 mil litros de agua residual por segundo en una hora se desperdician 54 millones de litros (unas 21 piscinas olímpicas), lo suficiente para cubrir el riego al año de áreas verdes en 20 días, considerando el gasto de agua potable estimado por el Servicio de Parques de Lima (Serpar): Veintiséis (26.17) millones de metros cúbicos al año.

La Autoridad Nacional del Agua (ANA) recomienda el uso de agua residual tratada para el riego de áreas verdes no solo para evitar desperdiciarla cuando se tira al mar o para disminuir el costo de riego en un promedio de 30%, sino porque así habría más cantidad de agua potable disponible para el consumo humano. Incluso se podrían abastecer los 3.7 millones de metros cuadrados que están destinados a parques y jardines, según el inventario de áreas verdes públicas de la Municipalidad Metropolitana de Lima (MML). Esta última cifra simboliza más de 18 mil 900 canchas de tenis.

De acuerdo al documento, solo 6 distritos han reportado emplear agua residual tratada para el riego de sus espacios verdes: El Agustino, Puente Piedra, San Isidro, San Juan de Miraflores, Santa María del Mar y Villa El Salvador, para un espacio total de 1.5 millones de metros cuadrados (el 8% de todas las áreas verdes declaradas por 32 municipios). A estos distritos se suma Miraflores que hace dos meses inauguró su planta de tratamiento de agua María Reiche. RPP Data solicitó a cada municipio información sobre la procedencia de sus aguas de riego y la cantidad empleada en promedio al mes; sin embargo, no recibió respuestas concretas.

Julio Moscoso, ingeniero pesquero. | Fuente: RPP Data | Fotógrafo: Audrey Cordova

Gasto económico

Los municipios pagan en promedio 4.5 soles por metro cúbico (1000 litros) de agua potable desde el 2013 si riegan con ese recurso sus espacios verdes. Según estimaciones de Serpar al 2014, solo el riego de áreas verdes en Lima genera un gasto anual de 103 millones de soles que podrían reducirse a 11 millones si se reemplaza el agua potable con residual tratada. Con este ahorro anual de 92 millones de soles se cubrirían las raciones entregadas en Piura con el Programa Qali Warma durante dos décadas, considerando el presupuesto inicial de este año.

El Manual de buenas prácticas para el uso seguro y productivo de las aguas residuales domésticas menciona ejemplos de riego responsable como los casos de los clubes Golf de los Incas en San Isidro y La Planicie en La Molina que ha implementado sistemas de tratamiento de aguas residuales para riego.

A nivel país existen 204 plantas de tratamiento de aguas residuales (PTAR) en el ámbito de las 50 entidades prestadoras de servicio de saneamiento (EPS), según la Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento (Sunass). 172 de ellas son operadas o están en proceso de hacerlo por las EPS, mientras que 19 se encuentran en construcción y las otras 13 están paralizadas. El 82 % de ellas está en la costa peruana.

La institución calcula que al día un promedio de 2.59 millones de metros cúbicos de aguas residuales son desechados al alcantarillado; sin embargo, no todo el líquido es tratado antes de deshacerse de él. De todas las 253 localidades donde hay EPS, 89 vierten directamente el agua residual al ambiente, entre las que destacan Huancayo, Huánuco, Sullana y Cajamarca. Solamente en el 2013 se arrojaron al día, sin ningún tratamiento previo, 298,000 metros cúbicos de aguas con desechos. Esta cifra equivale a 280 millones de litros, unas 112 piscinas olímpicas de agua sucia.

Redacción: Rocío Romero Benites / Edición: Eugenia Guevara del Risco.

¿Qué opinas?