Millones de peruanos acceden a agua potable a través de camiones cisternas.
Millones de peruanos acceden a agua potable a través de camiones cisternas. | Fuente: RPP / Foto: Andina

Cuatro factores que explican el déficit de abastecimiento de agua potable en el Perú

Según el especialista Flavio Ausejo, la tarifa del agua actual no refleja el costo que implica la prestación del servicio.

El acceso a al servicio de agua potable en el Perú aumentó en los últimos cinco años de 80,9% (2012) a 87,8% (2017). Es un avance importante, sin embargo, aún hay millones de peruanos que carecen de estos beneficios.

El especialista en gestión pública, Flavio Ausejo, dijo a RPP Noticias que en comparación con otros países de la región, el Perú tiene "un retraso importante" en la cobertura de este servicio. Señaló que a nivel rural solo el 67% de la población accede de manera directa a una red de abastecimiento y en Lima, donde se concentra la mayor cantidad de infraestructura para agua y desagüe, más de un millón de personas (10% de la población) todavía recurre a camiones cisterna para obtener agua.

"Esto ocurre a pesar de que en promedio el Estado peruano invierte aproximadamente 5 mil millones de soles al año en infraestructura de agua potable, alcantarillado y tratamiento de aguas residuales. La pregunta es, si se invierte esta enorme cantidad de dinero, por qué no hay avances sustantivos", dijo el especialista.

Ausejo indicó que existen cuatro factores en la gestión del agua que explican la actual situación

1. Pobre desempeño de las empresas

El especialista señaló que la gestión de las compañías del agua "está muy perturbada" por decisiones de carácter "politiquero". Recordó que desde finales de la década de los años ochenta las autoridades municipales son responsables de estas empresas. Indicó, que estas, en el supuesto de hacer "un bien a la población" no ajustan las tarifas del servicio a su costo real, dejando sin recursos a las empresas para la prestación de buenos servicios.

2. Retraso de proyectos

Indicó que los proyectos para que el agua llegué a las casas de nuevos usuarios demoran entre 2 a 4 años. "Por un lado hay lentitud en la formulación de los proyectos, y por otro lado los procedimientos de contratación son un poco lentos. Entonces no logran contratar a la empresa para que desarrolle la obra", explicó.

Adicionalmente, precisó, durante los procesos "se estiran los pasos para que las obras se concreten".

3. Muchas empresas

Ausejo indicó que a nivel nacional existen 50 empresas de agua, y en algunas regiones operan hasta cinco compañías. Explicó que en servicios de este tipo "es importante que la empresa sea grande para que haya lo que se llama economía de escala" (reducción de costos por más producción).

"Al tener pequeñas operaciones, lo que pagan las personas para mantener la infraestructura no alcanza y en consecuencia la empresa no puede financiar la prestación de servicios", apuntó.

4. La tarifa

Afirmó que las tarifas actuales por agua potable "no están reflejando el costo en la prestación de servicios".

"El agua tiene un costo y en casos de ciudades como Lima", la segunda metrópoli después de El Cairo (Egipto) más grande del mundo edificada sobre un desierto, "el costo es una señal de escasez", comentó.

Indicó que si bien no se debe lucrar con el agua, por ser el acceso a ella un derecho humano, tampoco se debe desperdiciar "porque cueste poco dinero". En ese sentido, abogó, porque las tarifas reflejen la escasez de este bien vital y permitan su gestión adecuada.

Política orientada a mejorar el servicio

"Estos cuatro elementos combinados provocan que a pesar de la enorme cantidad de dinero que se invierte, el servicio no mejore para la población, como se necesita", sostuvo Ausejo.

"A nivel de las autoridades mi impresión es que es absolutamente necesario tener una política pública orientada a mejor el servicio, no a más inversión. Hemos tenido desde los 90 en adelante, una política de construcción en saneamiento, lo que necesitamos es una política de buena calidad de servicios", manifestó.