Me quemé con el sol, ¿y ahora qué hago?

Ya te insolaste, ahora toca tratar bien a tu piel para que se recupere.
Una salida el fin de semana puede resultar en dolorosas quemaduras. | Fuente: Livestrong

Recién empezó el verano y tú metiste la pata. Estamos en la primerísima semana de enero y tú ya estás para esconderte el resto verano. ¡Ni siquiera son carnavales y en una semana empezarás a despellejarte!

Di la verdad, siempre dices que es importante usar bloqueador, pontificas sobre la importancia de la salud, bla bla y bla, pero este fin de semana no seguiste las miles de recomendaciones que hay en todo Google sobre cuidarte del sol. Simplemente te llegó o te quedaste dormida después de la juerga del 31 y ahora pareces la bandera del Perú. ¿O nooo?

¡¡¡Tranquila!!! Lo que has hecho es grave, muy, muy, muy grave, pero no el fin del mundo. Lo primero que debes saber es que lo que has hecho no lo puedes volver a hacer. ¿Estamos? Y lo segundo. Simplemente sigue estos consejos y todo estará bien.

1. Aloe: Es uno de los mejores remedios naturales. Lo puedes comprar en gel o en hojas enteras. En el caso del gel, lo pones en la refri y te lo colocas heladito en las partes más afectadas de tu cuerpo. Su poder hidratante y cicatrizante acelerará el proceso de curación de la zona cutánea afectada. En el caso de las hojas, colácalas directamente sobre tu piel y luego de unos minutos, enjuaga. 

Lo puedes conseguir en gel o en hojas | Fuente: Diario Imagen On Line

2. Toma Agua: cuando sufrimos de insolación no solo la piel sufre de quemaduras, sino que nuestro cuerpo se deshidrata. Por lo tanto, has una pausa ahorita mismo y anda a llenar tu botella de agua (regresa y sigue leyendo, obvio). Estar bien hidratado ayuda a lograr una recuperación más rápida. Una señal de buena hidratación es cuando la orina luce casi transparente.

La deshidratación también es por dentro | Fuente: tips para ellas

3. Hidrata tu piel: La insolación no solo reseca y daña la superficie de la piel, también afecta a las células y los vasos sanguíneos. ¿La solución? Aplícate una crema hidratante inmediatamente después del baño. De ser posible, coloca la crema hidratante en el refrigerador antes de usarla.

Todas las noches después del baño | Fuente: tipdiario.com

4. Protector Solar: Esto es bastante obvio, ¿no? Pero nunca está demás decirlo. En verano, y en general, todo el año debemos usar protector solar. Yo uso la crema facial bloqueadora de La Roche-Posay, Anthelios XL, porque te deja la piel suavecita y sirve como una base de maquillaje a la vez. Les recomiendo que prueben con un bloqueador que cumpla la función de base maquilladora así matan dos pájaros de un tiro y ya no se olvidarán de este paso fundamental todas las mañanas.

Se debe aplicar tres veces al día | Fuente: Lookfantastic

5. Reparando el desastre: Y si la embarraste bien embarrada y tienes un evento importante como una boda o una reunión de día solo tienes una opción para emparejar el tono de tu piel, o mejor dicho, para aparentar el tono uniforme de tu piel: el auto bronceado con pigmentos en tu peluquería de confianza.

 

Es preferible hacerlo en una peluquería | Fuente: mercadolibre.com
0 Comentarios
¿Qué opinas?