Crítica | "Avengers: Endgame": El tiempo del héroe

Luego de los trágicos hechos de "Infinity War", los superhéroes de Marvel vuelven para la batalla definitiva contra Thanos y sus gemas del infinito. El resultado es una épica única para el cine de hoy.

En su primer día "Avengers: Endgame" vendió 427 mil entradas en el Perú. En la taquilla mundial ya alcanzó mil millones de dólares en su primer fin de semana, todo un récord. | Fuente: Marvel Studios/ Cinecolor

"Avengers: Endgame" es un homenaje a su propia historia, al Marvel Cinematic Universe (MCU), esa larga saga de 22 películas que comenzó en el 2008 con "Iron Man". Lo que hay en "Endgame" es un repaso del tiempo transcurrido, una oportunidad de que los superhéroes cierren las historias que aparecieron en otras películas. Como una gran serie con una veintena de episodios, el Universo Marvel construye su propia lógica con la mirada del fanático. En tiempos de spoilers, en los que las redes sociales quieren echarte a perder el asombro, Marvel te anima a que vuelvas a ver todo otra vez.

A diferencia de "Avengers: Infinity War", en la que el peso de la historia estaba en Thanos, en su objetivo de encontrar las gemas que le den el poder infinito a cualquier costo, en este capítulo final son los superhéroes los que cargan con el peso de revertir la desaparición de sus compañeros y de la mitad de la población del universo luego del chasquido. Ellos perdieron en "Infinity War",  son héroes en duelo que buscan venganza y recuperar las gemas, aunque Thanos tiene sus propios planes. Aquí ya no es un villano tan complejo sino uno más común, que está para evitar que los buenos logren su propósito y destruirlos. Haberle restado ese carácter trágico al villano hace que la historia pierda equilibrio. Aquí todo es sobre los héroes que en la tarea de reparar el mundo que se hizo polvo se reparan también así mismos.

Tráiler de "Avengers: Endgame".

La película se cuenta en tres momentos claros. La primera hora, con la evaluación de los daños y la búsqueda de una solución, puede resultar lenta para quien espera solo acción, pero está compensada con el ritmo que hay luego en la ejecución de los planes y en el colosal y épico desenlace. Esa primera parte, que es más íntima y concentrada en las motivaciones de los personajes principales, es necesaria porque devuelve a la saga algo que ya se creía perdido. Entre tantos personajes, historias, y descomunales batallas, hay lugar todavía para hablar con pausas y para confesiones.

"Avengers: Endgame", dirigida por los hermanos Joe y Anthony Russo, cumple con cerrar el camino del héroe. Y ese cierre es el sacrificio. Cueste lo que cueste. Por eso en esta historia hay un mayor protagonismo de los seis Vengadores originales (Iron Man, Capitán América, Hulk, Thor, Black Widow, Hawkeye), con algo de Ant Man, Rocket y Nébula. Los Vengadores originales fueron la base de un universo que se expandió pero que no perdió el rumbo. "Endgame"  es para ellos el final de una etapa.  

El tramo final de "Endgame" es un logro único en el cine de superhéroes. Por lo ambicioso, por lo emocionante, por encontrar armonía en lo que pudo ser totalmente caótico, porque muestra que todo lo imaginado por un chico que creció leyendo cómics hoy puede ser llevado a la pantalla. Sí, "Avengers: Endgame" apela directamente a satisfacer al fanático, a darle todo lo que ha querido ver, pero casi nada está por gusto, sino que funciona y aporta orgánicamente a la historia.

Quedan, por supuesto, algunas preguntas: ¿Era necesario involucrar a Capitana Marvel en la saga o solo era necesario por ser un personaje femenino poderoso para ser correctos con esta época? Se escucharán más dudas -porque hay agujeros en el guion- y también teorías locas sobre lo que vendrá en las próximas historias de Marvel Studios. Lo cierto es que esta larga saga ha cumplido con sellar la década con un episodio que se ha vuelto, desde lo taquillero y lo cultural, un fenómeno irrepetible.

Valoración: 4/5

¿Qué opinas?