Crítica | "La favorita": Juego de damas

Con 10 nominaciones al Oscar 2019 -el mismo número que "Roma"- esta película ambientada en la monarquía inglesa cuenta con humor y un toque de perversidad la complicada relación entre la reina Anne de Gran Bretaña y sus dos consejeras.

Olivia Colman es la principal competidora de Glenn Close (The Wife) para el Oscar a Mejor Actriz. Mientras que Emma Stone y Rachel Weisz van por el premio a Mejor Actriz de Reparto. | Fuente: Fox Searchlight

El argumento se puede resumir en una línea: Las dos asistentes de una reina se pelean por ser su favorita. Se podrían hacer varias películas con ese argumento. Un drama de época, una comedia de amos y sirvientes, una sátira sobre los peligros del poder. "La favorita" tiene de todo eso. Y la protagonista no es una reina en crisis. La reina Anne (Olivia Colman), en la Inglaterra del siglo XVIII, padece una gota crónica que la mantiene postrada y en tratamientos, con largos episodios de dolor; es lesbiana y cría conejos por cada hijo que perdió, y no sabe gobernar ni tomar decisiones. Para calmarla en sus angustias pero también para dominarla a su antojo está Sarah (Rachel Weisz), su amante y brazo derecho en los asuntos políticos y domésticos, hasta que aparece la joven Abigail (Emma Stone), prima de Sarah, quien acepta el empleo de sirvienta pero aspira a recuperar la nobleza perdida por la mala fortuna de su familia. Esta es una historia de mujeres dominantes en un país donde ejércitos de hombres se han marchado a la guerra.

Son mujeres para las que el fin justifica los medios. Sarah y Abigail son egoistas, cínicas, con calculadas estrategias para que la otra resbale. Cada una encuentra sus caminos para seducir y manipular a la reina Anne que está en el centro de esta disputa. Ella representa el deterioro de una época, un tiempo donde las historias románticas y de final feliz han cedido ante la soledad y los oscuros deseos de quienes quieren tomar el poder.

"La favorita" es la película menos compleja del director Yorgos Lanthimos. El joven director griego ha construido su carrera con películas muy originales y perversas, donde hay personajes atrapados en mundos que tienen sus propias reglas, espacios siniestros en el que son sometidos. En "Canino" unos padres han criado a sus hijas sin salir de casa y dándole otro significado a las palabras, hasta que una de ellas descubre que la realidad es distinta. En "Alpes" un grupo ofrece sus servicios para reemplazar a personas recién fallecidas con el fin de que sus familiares puedan sobrellevar mejor el duelo. En "Langosta" (que está en Netflix) los solteros se someten a un programa en el que si no logran encontrar pareja en 45 días son convertidos en el animal que elijan y soltados al bosque. 

Con "La Favorita", Lanthimos se apodera de un guion que no fue escrito por él como sí ocurrió con sus anteriores filmes, pero sabe adaptarlo a su estilo construyendo un clima enrarecido y contaminado en un palacio de lujos, y con la cámara deforma lo aparentemente normal,y las habitaciones de la fortaleza de la reina ya no son espacios seguros sino trampas, construcciones enormes que vuelven pequeña y terrenal a la monarca.

Las actuaciones muy logradas de Olivia Colman, Rachel Weisz y Emma Stone componen un triángulo de relaciones tóxicas. Ellas tres están merecidamente nominadas al Oscar 2019. En especial Colman, quien ya ganó el premio a Mejor Actriz en el Festival de Vencia y es una actriz inglesa fuera del radar de las producciones de Hollywood. Ella consigue humanizar a esta reina entre la enfermedad de su cuerpo y la decandencia de su mandato, con el sexo a cambio de poder y privilegios, y aún de pie mientras todo se cubre de silencio.

Valoración: 4/5

¿Qué opinas?