PlayStation no estará en el E3 por segundo año consecutivo. | Fuente: AFP
Más Consolas

Por: Fernando Chuquillanqui

Periodista, cinéfilo, coleccionista, gamer.

Tras varios días de rumores, finalmente Sony confirmó que PlayStation no participará, por segundo año consecutivo, en la Electronic Entertainment Expo (E3), la convención más importante de la industria de los videojuegos.

“Tras una evaluación exhaustiva, Sony ha decidido no participar en el E3 2020. Tenemos un gran respeto por la ESA (Entertainment Software Association) como organización, pero no creemos que la visión del E3 2020 sea el lugar adecuado para lo que buscamos durante este año”, sostuvo un representante de la compañía a GamesIndustry.

Según la fuente, PlayStation tiene como estrategia participar en distintos eventos globales a lo largo del año. “Nuestro enfoque es asegurarnos de que los fanáticos se sientan parte de la familia PlayStation y tengan acceso para reproducir su contenido favorito”, refirió.

Pese a que Sony ya había estado ausente de la feria angelina el 2019, el estreno de la nueva generación de consolas hacía pensar en que la marca japonesa aprovecharía el E3 2020 como vitrina de presentación de la PlayStation 5. Sin embargo, esto finalmente no ocurrirá.

¿Quién gana y quién pierde?

La decisión de Sony abre un interesante debate sobre quién es el más perjudicado en este caso: ¿PlayStation por ausentarse de la feria más importante de la industria?, ¿o el E3, que por segundo año consecutivo se queda sin uno de los ‘tres grandes’ del rubro?

Antes que nada, hay que diferenciar los eventos del E3: las conferencias y la convención propiamente dicha. Xbox, por ejemplo, ofrece una conferencia previa a la feria, y está en el showroom. Nintendo, en tanto, no tiene conferencia (salvo su Nintendo Direct), pero sí está en la feria. EA y Bethesda, por su lado, tienen eventos paralelos al E3.

Sin duda es un tema que da mucha tela por cortar, por lo que convoqué a un grupo de especialistas de la prensa peruana para que me den sus impresiones, encontrando cierto consenso en sus respuestas.

Enrique Palomeque, de Progamer, considera que el E3 2020 “sentirá la ausencia de PlayStation”, no solo en la convención per se, sino especialmente por la falta de su tradicional conferencia.

“No es un tema de fanatismos desmedidos; se trata de reconocer la relevancia que tiene la compañía en la industria de los videojuegos como uno de ‘los tres grandes fabricantes de consolas’, junto con Xbox y Nintendo”, resaltó el periodista.

“En años anteriores, la conferencia de PlayStation siempre fue uno de los puntos más resaltantes, gracias a su énfasis en grandes videojuegos exclusivos. Sin eso, el E3 pierde gran parte de su atractivo como ventana para que los desarrolladores muestren las novedades que tienen para el futuro”, destacó.

¿Nuevas épocas?

Para Johann Aldazábal, de Gamecored, la decisión de Sony “tiene todo el sentido del mundo”, debido a los gastos que genera la logística de una conferencia y la instalación de un booth en el showroom, versus métodos más prácticos y directos como las emisiones de los State of Play.

El psicólogo tiene claro quién pierde: “Creo que es bastante sencillo opinar de que se trata del mismo E3. Perder a Sony es dejar ir un nombre de mucho peso, que genera bastante anticipación y entusiasmo ante tus anuncios. Además, con la gran cantidad de nuevas ferias y eventos alrededor del mundo, la competencia se hace cada vez más complicada a la ESA y su E3”.

Aldazábal recordó, por ejemplo, lo ocurrido en el E3 2019. “A pesar de las grandes bondades que pudimos recoger, se sintió un vacío muy extraño al no contar con Sony entre su alineación. Eso ya te dice algo: de alguna manera siento que es más el E3 quien necesita de PlayStation que a la inversa”, remarcó.

Finalmente, Enrique ‘Junior’ Martínez, de Parallax, consideró que el gran perdedor con la decisión de Sony es la ESA, ya que “la ausencia de una de las tres grandes plataformas -y la que lidera la generación- le quita muchísimo peso al show”.

“Ya no estarán presentes no solo los exclusivos de Sony, sino que habrá menos exposición de juegos third party que tenían un lugar en el booth de PlayStation. Eso hace que menos gente se anime a comprar entradas para el evento y menos publishers apuesten por él. Una pena”, comentó.

Microsoft, ¿la ganadora inesperada?

Conocida la decisión de Sony, Phil Spencer, jefe de Xbox, se pronunció en Twitter, reafirmando que su marca sí estará en el E3 ya que “el 2020 marca un hito en el viaje del Team Xbox”. Esto, sin duda, en referencia a la ya anunciada Xbox Series X.

¿Acaso Microsoft puede ser la gran ganadora en este entuerto? Sin Sony en el camino, el E3 2020 se puede pintar completamente de verde. Y las palabras de Spencer parecen apuntar a ello: “Estamos deseosos de poder compartir con ustedes, los que aman jugar, qué es lo que nos espera”.