House of Ashes se estrenó el pasado 22 de octubre en distintas plataformas. | Fuente: Bandai Namco
Más Consolas

Por: Fernando Chuquillanqui

Periodista, cinéfilo, coleccionista, gamer.

El camarada Beto Pinto vuelve a colaborar con Más Consolas, esta vez con el análisis de House of Ashes, la tercera entrega de la saga de terror The Dark Pictures Anthology, de Supermassive Games y Bandai Namco. El buen Beto ya ha analizado Man of Medan y Little Hope, los dos anteriores episodios, y quedó bastante satisfecho. ¿Continuará House of Ashes con la tendencia?, ¿vale la pena invertir en este título? Sin más, los dejo con su review:

Si analizamos los videojuegos contemporáneos, encontraremos que desde los tiempos de Arkanoid y Pac-Man, se ha dado un gradual incremento de complejidad en las experiencias que brindan los videojuegos. Un gran ejemplo es el género survival horror, que se ha servido de intrigantes historias para lograr el máximo disfrute. Ahora el jugador se ve inmerso en una trama que rompe el límite entre el videojuego y la película, hasta tal punto que este tipo de juegos son los que mejor recepción han tenido al momento de adaptarse al cine.

Es así que The Dark Pictures Anthology tiene un lugar especial en el apartado de juegos de survival horror y se define como una antología de películas interactivas con finales inesperados y personajes que actúan según tus propias decisiones. Por eso, cuando llega la fecha de un nuevo lanzamiento, me entusiasma la idea de poder experimentar una nueva historia y ver, por qué no, las mejoras en las mecánicas que el desarrollador pueda incluir.

Tuve un primer vistazo de House of Ashes en la demo que pude probar hace unas semanas, pero creo yo que el avance no le hizo suficiente honor al juego completo. Ahora recién puedo darme una opinión sobre la experiencia en general, que, sin más dilaciones comparto con ustedes:

Historia: 4.0 / 5.0

Supermassive Games no se anda con rodeos y sabe muy bien que el fuerte de este tipo de juegos es la historia, y este caso no es la excepción. House of Ashes nos sitúa en medio de la Guerra del Golfo Pérsico librada por Estados Unidos e Irak y nos presenta como protagonistas a personajes de ambos bandos, tanto miembros de la fuerza militar estadounidense como soldados iraquíes. Ambos bandos se ven envueltos en una misión fallida que los conduce a un templo subterráneo olvidado, donde deberán elegir si luchan entre ellos o colaboran para escapar de un horror antiguo y olvidado que acecha en la oscuridad.

Siempre suelo ser más exigente en cada entrega de este tipo de juegos, especialmente cuando hablamos de una antología, así que puedo asegurar que el desarrollador ha dado la talla y ha presentado una historia mucho más intrigante y ambiciosa que en Man of Medan y Little Hope. Especialmente, porque no estamos ante un terror netamente psicológico, que resultaba forzado en las entregas anteriores, sino que todo está presentado de la manera más directa y orgánica posible.

Jugabilidad: 4.0 / 5.0

En esta entrega, le decimos adiós a los planos estáticos. Finalmente, podemos controlar el movimiento de la cámara como queramos (con algunas restricciones, pero pocas). Me parece excelente que se haya roto el paradigma de que los planos estáticos contribuyen a una brindar sensación terror más intenso: la verdad es que hoy en día esto ha quedado un poco de lado y no aporta mucho a la experiencia. Tenemos una vista over the shoulder de los personajes y podemos controlarlos de una manera más cómoda. Esto era algo que, en la demo, no funcionaba tan bien, pero me parece que lo lograron arreglar para la salida el juego.

Respecto a las otras mecánicas del juego, se conservan las usuales: toma de decisiones clave al momento de sostener conversaciones con tus compañeros y quick time events, donde deberás presionar los botones correctos y tener reflejos rápidos para que tus personajes puedan evadir un obstáculo o evitar hacer ruido.

Otro detalle que también se conserva es la relación de amistad/odio que puedes desarrollar entre los personajes, lo que influye en cómo se desarrollan los eventos del juego.

También es necesario mencionar que House of Ashes brinda la oportunidad de jugar de forma cooperativa en algunos puntos del juego, tanto de manera local (compartiendo el control) o de manera online en donde tú controlarás a un personaje y otra persona a un compañero. En este último caso, las decisiones de ambos influirán en la historia.

Gráficos y banda sonora: 4.0 / 5.0

Jugué House of Ashes en PlayStation 5 y me parece que el salto generacional a nivel gráfico es evidente. Todas las texturas y renderizados tenían mucho detalle y brindaban un nivel de realismo notable en la mayoría de los casos. Aunque había cierta ambivalencia en este apartado, ya que los personajes secundarios tenían mucho menos detalle y se notaba mucha diferencia entre ellos.

Hay otro aspecto que me parece que tiene un lado positivo y negativo: el reciclaje de personajes de entregas pasadas: por ejemplo, el aspecto y voz de una de las protagonistas del juego anterior fueron reutilizados en House of Ashes en un personaje secundario. Esto me trajo familiaridad y hasta cierta empatía, eso me pareció positivo; pero fue en este punto que también noté que la calidad de renderizado de la generación pasada no competía con los personajes diseñados para next-gen, así que me parece que el balance es neutro por ese lado.

En cuanto a la banda sonora y sonidos ambientales, se ha puesto énfasis en los efectos de sonidos relacionados al terror escondido que habita en las profundidades del templo, así como los sonidos realistas de balas, explosiones, entre otros.

La música no me pareció destacable, como para darle una mención especial, salvo la de la introducción usual del juego, aunque es la misma en cada entrega. Si la escuchaste en una entrega pasada, no representa una novedad.

Rejugabilidad y diversión 3.0 / 5.0

Finalmente, llegamos al apartado de House of Ashes que no ha conseguido cambiar e innovar hasta ahora: me parece que es porque su atributo principal es justamente brindar una historia diferente en función a tus decisiones, lo cual lo convierte en un juego con alta rejugabilidad, por lo menos, en teoría.

No obstante, esto ya no es suficiente en una tercera entrega. Me parece que, en este punto, el desarrollador debería intentar ir a lugares inexplorados, tal vez con escenarios que cambian de forma cada vez que los juegues o cambiar de lugar algunos objetos. En cualquier caso, es algo que considero que queda pendiente.

Conclusión y nota final: 4.0 / 5.0

House of Ashes supera a sus predecesores en casi todos los aspectos y construye sobre lo que funciona, agregando una mejora en la jugabilidad que lo convierte en un título mucho más disfrutable. No obstante, queda con la deuda pendiente de poder brindar mucha más variedad al momento de volver a jugar la historia una segunda o tercera vez.