Pac-Man Museum + se estrenó el pasado 27 de mayo. | Fuente: Bandai Namco
Más Consolas

Por: Fernando Chuquillanqui

Periodista, cinéfilo, coleccionista, gamer.

La historia de los videojuegos se cuenta por hitos, por momentos que definieron a la industria y que la ayudaron a forjarse, paso a paso, hasta llegar a lo que conocemos hoy en día. Y el nacimiento de Pac-Man, hace más de cuatro décadas, es indiscutiblemente uno de estos hitos.

Tal como señala Leonardo Ancajima, de Progamer, en su artículo Pac-Man: el juego que recordó a las personas que no todo es ‘matar’ en la industria; este personaje redefinió a los videojuegos, no solo con una jugabilidad innovadora y rompedora (ya no más juegos de disparos ni mediocres simuladores deportivos), sino que amplió el público objetivo de este hobby.

Hoy, 42 años después de su lanzamiento, Pac-Man es una franquicia inmensa y es -merecidamente- parte de la cultura popular mundial. Por ello, el lanzamiento de Pac-Man Museum + es algo remarcable, ya que esta colección -lanzada por Bandai Namco- nos permite hacer un poco de arqueología y revisitar varios de los videojuegos que ayudaron a forjar esta saga a lo largo de sus más de cuatro décadas de historia.

Lanzado a fines de mayo, Pac-Man Museum + incluye 14 videojuegos de la saga, desde el título original de 1980, pasando por producciones más modernas y auténticas rarezas, en las que Pac-Man salió de su zona de confort, para incursionar en otros géneros de la industria. Es, a todas luces, una lección de historia para todo amante de los videojuegos.

Los videojuegos de esta colección son:

-Pac-Man (1980)
-Super Pac-Man (1982)
-Pac & Pal (1983)
-Pac-Land (1984)
-Pac-Mania (1987)
-Pac-Attack (1993)
-Pac-In-Time (1995)
-Pac-Man Arrangement (1996)
-Pac-Man Arrangement (2005, la versión de PSP)
-Pac-Man Championship Edition (2007)
-Pac-Motos (2007)
-Pac 'n Roll Remix (2007)
-Pac-Man Battle Royale (2011)
-Pac-Man 256 (2016)

De la lista, hay varios videojuegos que resultaron una completa novedad para mí, como Pac-Land, Pac-Motos o Pac-In-Time; que resultaron sumamente entretenidos. Tal vez el título más flojo, en mi opinión, es Pac 'n Roll Remix, que no llegó a engancharme nunca.

Sin embargo, la joya de esta colección es, de lejos, Pac-Man Championship Edition, uno de los mejores videojuegos de Pac-Man jamás hechos. Al saber su inclusión en el paquete, dudé en jugarlo, ya que sabía lo que iba a ocurrir (y ocurrió): puse una partida ‘para probar’, y terminé enganchado por más de tres horas reiniciando y reiniciando, tratando de mejorar mis registros. Es uno de los títulos más adictivos que haya jugado.

La presentación de esta colección me pareció bastante interesante: aparecemos en un salón de arcades (que podemos configurar a nuestro antojo), donde podemos movernos libremente y elegir uno de los 14 videojuegos de la colección. Solo nos acercamos a la máquina correspondiente, ponemos una ficha y ¡a jugar! Como en los viejos tiempos.

Además, en los bordes de cada juego se han colocado las pegatinas y dibujos que encontrábamos en las clásicas máquinas de arcade, un agregado que sin duda sabrán valorar los más veteranos.

Pac-Man Museum + me ha gustado, y mucho. Es una colección que particularmente recomiendo, no solo para nostálgicos sino como una lección de historia para quienes desean repasar los orígenes de nuestro querido hobby.

PD: Eso sí, si ya tienes Pac-Man Museum (2014), esta nueva colección prácticamente incluye los mismos juegos más cinco extras. Así que, solo en este caso, piénsalo dos veces.