Soulcalibur VI llegó al mercado este 19 de octubre para PlayStation 4, Xbox One y PC. | Fuente: Bandai Namco

Uno de los anuncios más inesperados del The Game Awards 2017 fue Soulcalibur VI. Bandai Namco no había dado muestras de querer revivir la franquicia, que, desde su quinta entrega, en 2012, poco o nada de protagonismo había tenido, siendo relegada a títulos free-to-play o al segmento de móviles.

Soulcalibur estaba vivo y eso era motivo de celebración para sus millones de seguidores, muchos de ellos fieles acompañantes de la saga desde sus inicios. Este retorno, sin embargo, también dejaba una fuerte interrogante: ¿será un regreso triunfal o se tropezará con los mismos fallos del Soulcalibur V? No por gusto la franquicia estuvo tantos años en el ostracismo.

El pasado 19 de octubre llegó al mercado Soulcalibur VI, y hoy toca analizarlo en el blog. Después de invertir decenas de horas, tanto en sus modalidades offline y online, creo que puedo sacar conclusiones definitivas y responder la pregunta planteada.

El roster de Soulcalibur VI consta de 20 luchadores, con Azwel, Grøh y Geralt de Rivia como novedades. | Fuente: Bandai Namco

Lo bueno

Es curioso que Soulcalibur VI se presente abiertamente como la sexta entrega numerada de la saga cuando en realidad es un relanzamiento de prácticamente toda la franquicia, no solo a nivel argumental sino también jugable.

El juego nos lleva al siglo XVI y reescribe los acontecimientos del primer Soulcalibur e, incluso, abarca lo ocurrido en la secuela. Esto, en mi opinión, es una decisión saludable, ya que la saga estuvo en silencio muchos años y no todos estuvieron al tanto de lo que pasó. Además, deja abierta la posibilidad para que una nueva generación de jugadores aborde el juego sin mayores problemas.

A nivel jugable, Soulcalibur VI es sólido y balanceado, con enfrentamientos ágiles y fluidos. Es un juego fácil de aprender (en una hora ya puedes estás familiarizado con los controles), pero difícil de dominar (algo que dejará satisfechos a los jugadores competitivos).

Si han jugado un Soulcalibur, la aproximación a esta sexta entrega será instantánea. Se mantienen los botones para golpes horizontales y verticales, un tercero para patadas y el cuarto para el bloqueo. Parece sencillo, pero todo lo que se puede hacer con esos comandos es soberbio.

Hay golpes particulares que deben ser mencionados: 1) Critical Edge, que vienen a ser los especiales de cada personaje. Muy poderosos y se pueden usar como remate de un combo; 2) Soul Charge, que nos dan un boost de energía para que nuestros golpes infrinjan más daño, aunque también desbloquean combos y maniobras; 3) Guard Impact, que son los útiles parries, que convierten una defensa en un ataque dejando vendidos a los enemigos; y 4) Reversal Edge, un movimiento que desbloquea una suerte de duelo entre los dos peleadores.

Sobre este último quisiera ampliar un poco. He leído cuestionamientos sobre los Reversal Edge, ya que el duelo que se forma se resuelve en una suerte de juego de piedra, papel y tijera, en el que un tipo de golpe anula al otro. Dicen que los Reversal Edge no resuelven el duelo en base a la habilidad del jugador, sino que la victoria la determina el azar, tal como en el mentado juego de nuestra niñez.

Aceptaría tal teoría si solo estuvieran involucrados estos parámetros y si ganar un Reversal Edge signifique una victoria instantánea. Pero no. Tenemos la opción de bloquear un ataque y hasta esquivarlo, si es que no queremos rifar un duelo. Además, creo que le da un toque de dramatismo a las peleas.

Sé que hablo desde la tribuna de un jugador casual, pero aún no vemos cómo se desempeña Soulcalibur VI en el circuito profesional. Tal vez los Reversal Edge terminan cuajando en la comunidad competitiva y esta polémica termina pasando a un segundo plano.

La oferta offline de Soulcalibur VI es interesante. A la falta de un modo campaña, tenemos dos. Primero está Libra of Souls, que nos narra una historia paralela a lo ocurrido en el primer Soulcalibur. Esta modalidad es una suerte de RPG en el que debemos crear un personaje y llevarlo a recorrer el mundo. En él, conoceremos aliados y enemigos, y nos iremos metiendo poco a poco en el lore de esta saga.

Me gustó la historia detrás de Libra of Souls, aunque debo cuestionar que todo se cuente a través de monótonos textos que pueden terminar aburriendo. Fuera de ello, hay tanto por hacer que fácil terminarás invirtiendo unas 20 horas en este apartado.

Luego, tenemos Soul Chronicle, el verdadero modo historia de Soulcalibur VI. Acá repasaremos la historia principal del juego, contada en este caso desde la perspectiva de los viejos conocidos Kilik, Maxi y Xianghua. Una curiosidad es que Soul Chronicle se desarrolla en paralelo con Libra of Souls, por lo que hay vínculos entre las campañas y peleas inesperadas.

Aparte de la historia principal, podemos jugar las campañas individuales de cada personaje, a fin de conocer sus motivaciones y propósitos. Terminar todo nos puede demandar entre tres y cuatro horas, por lo que solo en el modo offline ya tienes juego para rato.

Bandai Namco utiliza el Unreal Engine 4 para Soulcalibur VI, tecnología que ya les dio buenos réditos en el genial Tekken 7. Acá, el motor gráfico se desempeña magistralmente, otorgándonos unos 60 fps sólidos, con tiempos de carga reducidos y ningún problema de desempeño.

En el modo online, tenemos la opción de jugar partidas casuales y peleas con clasificación. De ambas, me quedo con las últimas, ya que nos permiten subir de nivel en el ranking mundial de Soulcalibur VI. En las varias horas que le dediqué a esta modalidad, casi no tuve problemas de lag (lo más recomendable es filtrar la búsqueda por calidad de conexión) y encontraba oponente con relativa rapidez.

Finalmente, el apartado sonoro se lleva nota aprobatoria. Las canciones elegidas son adecuadas, épicas y grandilocuentes, y los efectos, convincentes. Tenemos la opción de elegir entre voces en inglés y japonés (me inclino por estas últimas), y todo viene subtitulado al español.

Debes crear un personaje para jugar la modalidad Libra of Souls. La creación puedes usarla incluso para partidas online. | Fuente: Bandai Namco

Lo malo

Tanto Libra of Souls como Soul Chronicle se narran con viñetas o con extensos y cansados textos. Esto alejará a más de uno y esto es una lástima, ya que las historias contadas son muy buenas, muchas de ellas cargadas de emotividad y dramatismo.

Hay ciertos segmentos de la historia que se narran con cinemáticas, y ahí el juego gana muchísimo. Si todo se hubiera contado así, estaríamos hablando de un hito en el género de videojuegos de peleas.

Si bien Libra of Souls y Soul Chronicle nos pueden demandar muchas horas de juego, lo cierto es que el apartado offline de Soulcalibur VI está algo descuidado. Aparte de esas dos modalidades, solo tenemos la opción de jugar un modo arcade reconvertido en una prueba de tiempo, el versus (para jugar contra la máquina o contra un amigo) y el modo entrenamiento. Fuera de eso, se echa de menos modalidades clásicas en este tipo de juegos, como duelos por equipos, survival o retos.

La plantilla de Soulcalibur VI llega a 20 luchadores, una cifra algo reducida si la comparamos con otros representantes del género. Lo bueno, dentro de todo, es que el roster es variado y nos tomará algo de tiempo familiarizarnos con todos los estilos de lucha presentes.

Reconozco que están los luchadores más queridos y representativos de los primeros juegos de la saga, pero creo que hizo falta incluir más novedades. Solo hay tres debutantes: Azwel, Grøh y Geralt de Rivia, que llega como invitado de la saga The Witcher.

Sé que podemos crear personajes a nuestro libre albedrío, para lo cual hay un amplísimo editor (la comunidad ha dejado volar su imaginación con tantas creaciones). Sin embargo, esta aparente variedad está limitada a un aspecto más que nada estético, porque a nivel jugable solo podremos utilizar los estilos de lucha de los peleadores ya existentes en el roster.

Soulcalibur VI

Mitsurugi se enfrenta a Geralt de Rivia, pero entra a terciar Chuqui :) Cosas que pasan en #SoulcaliburVI

Publicado por Más Consolas en Martes, 30 de octubre de 2018

Lo feo

La política de contenido de pago detrás de Soulcalibur VI es cuestionable. Varios luchadores completarán el roster vía DLC, como Tira (que increíblemente estuvo como personaje jugable en la beta previa al lanzamiento) y la recientemente anunciada 2B, de Nier: Automata.

Conclusión: Soulcalibur VI es un gran videojuego de peleas y el retorno triunfal de una franquicia que estuvo injustamente relegada. El reinicio de la historia me parece positivo, y las novedades jugables son interesantes, aunque aún queda pendiente cómo responde Soulcalibur VI a nivel competitivo. Si buscabas un juego de peleas, lo nuevo de Bandai Namco es una opción que deberías tener en cuenta.

¿Qué opinas?