¿Conoces al 'gato misterioso'? Una bella especie en peligro de extinción

Pocos lo conocen, pero su sobrevivencia corre peligro si no tomamos conciencia de los peligros que enfrenta.
No hay muchos yaguarundíes cautivos en EE.UU.; los zoológicos no los exhiben actualmente, aunque están discutiendo sobre la posibilidad de incluirlos. | Fuente: Mongabay | Fotógrafo: Rhett A. Butler

(Mongabay Latam / Christina Selby). El yaguarundí, un felino salvaje que habita desde el sur de Texas hasta la zona centromeridional de Argentina, se asemeja a un gato doméstico, pero es el doble de grande y tiene la cara plana y las orejas redondas. Es ágil como una comadreja y tiene la cola larga como las nutrias, por lo que se ha ganado el nombre «gato comadreja» o «gato nutria». Aunque es considerado el felino más común en el hemisferio occidental, un nuevo estudio determina que tanto los biólogos como la sociedad en general saben muy poco sobre este enigmático carnívoro –y puede que esté más amenazado de lo que se esperaba.

Informe sobre la especie. "Basándome en lo que sé y sospecho sobre el yaguarundí en su área de distribución, abogaría por una mayor conservación de varios hábitats neotropicales muy amenazados", declaró Anthony Giordano, autor del estudio y fundador de SPECIES (Sociedad para la Preservación de Carnívoros Amenazados y su Estudio Ecológico Internacional). Para su informe, Giordano llevó a cabo una revisión exhaustiva de la literatura existente, incluyendo informes sin publicar y revisados por colegas, avistamientos documentados y anecdóticos y estudios de campo generales sobre mamíferos.

Yaguarundí cautivo fotografiado en el Zoológico de Chetumal de México. | Fuente: Mongabay | Fotógrafo: Anthony Giordano.

Corre peligro. Actualmente, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) clasifica al yaguarundí como Preocupación Menor (LC), pero la comunidad científica no sabe si la población es estable o está disminuyendo. Gracias a su color marrón, rojizo o plateado, el yaguarundí ha escapado de la devastación que han sufrido otras poblaciones de felinos manchados, codiciados por el comercio de pieles. Aunque su caza es poco común, ocurre localmente y puede aumentar al desaparecer otros depredadores del panorama.

Características. Según Giordano, varios factores han afectado a la percepción del estado de conservación del yaguarundí como de baja prioridad. Tienen una distribución relativamente amplia de norte a sur –después del puma (Puma concolor), el yaguarundí es el felino más ampliamente distribuido en el hemisferio occidental– y la especie es común a nivel local en ciertas áreas. Están activos durante el día, por lo que son avistados frecuentemente por científicos de campo y el público general. Aun así, no son muy conocidos debido a su pequeño tamaño y a la ausencia de manchas o rayas en su piel que ponen en peligro a otros felinos salvajes más grandes y carismáticos. 

¿Dónde vive? El yaguarundí puebla diversos hábitats en América, desde los matorrales de las fronteras entre los EE.UU. y México, pasando por todas las principales regiones ecológicas de Brasil y la zona centromeridional de Argentina. La mayor parte de su hábitat predilecto –las tierras bajas tropicales– está amenazado.

Un yaguarundí cruza por delante de una cámara trampa en un terreno privado cerca del Gran Chaco de Paraguay, en la frontera con Brasil. | Fuente: Mongabay | Fotógrafo: Anthony Giordano.

Situación en Estados Unidos. El yaguarundí se encuentra en la lista de especies en peligro en los EE.UU. desde 1976. A menudo es reportado como "gato misterioso" en varias zonas de EE.UU., entre ellas Texas, Arizona y Florida. "Es muy improbable que los animales observados [fuera de su propio hábitat] sean yaguarundíes», explicó Giordano. En un estudio anterior el científico revisó todos los avistamientos documentados de yaguarundíes en el Parque Nacional Big Bend. Estos describen su aspecto inconfundible de «gato-nutria", lo que sugiere que todavía puede existir una población, pero es necesario que los biólogos lleven a cabo un estudio de campo para confirmarlo. Su estado en los EE.UU. sigue siendo un misterio.

Comportamiento. Los yaguarundíes intrigaron a Giordano por primera vez cuando estaba estudiando a los jaguares y otros grandes carnívoros. "Su comportamiento es muy diferente del de otros [felinos] con los que comparte hábitat", dijo. Son activos durante el día y descansan por la noche, horario opuesto al de la mayoría de los otros carnívoros. Este comportamiento puede resultar de una adaptación más reciente a la coexistencia con otros carnívoros como el ocelote, el jaguar y el puma, que ocupan un espacio y un lugar similares en la cadena alimenticia. La pérdida de su hábitat, la mayor amenaza para los yaguarundíes y todos los demás felinos neotropicales, podría provocar también que la competencia se convierta en un factor importante para la distribución del yaguarundí.

Hábitat del gato misterioso. Los yaguarundíes viven en su mayor parte en bosques húmedos de las tierras bajas tropicales, donde pasan el tiempo en el suelo, aunque son buenos escaladores y saltadores. Un sotobosque denso es fundamental para su hábitat, ya que alberga su dieta habitual de roedores y otros pequeños mamíferos, pájaros, reptiles e insectos. También se encuentran en matorrales bajos y bosques de espinos, praderas y bosques galería (la franja de árboles a lo largo de ríos en zonas no arboladas). Los informes indican que también usan bosques fragmentados o secundarios con sotobosque y paisajes agrícolas donde abundan las ratas; otra razón por la que la especie se considera relativamente común. Estudios adicionales de cómo los yaguarundíes utilizan los bosques galería y los pequeños fragmentos de bosque podría ayudar a documentar planes de gestión y a identificar corredores de conservación para conectar hábitats fragmentados para otros felinos y carnívoros, según Giordano.

Yaguarundí captado en Perú. | Fuente: Mongabay | Fotógrafo: Rhett A. Butler

Gato salvaje común. De acuerdo con un estudio de Giordano, los yaguarundíes parecen tolerar el desarrollo humano y las alteraciones mejor que otros grandes felinos y carnívoros, pero su afición a las gallinas domésticas es la mayor causa de conflictos con humanos. El número de yaguarundíes cazados por granjeros cuando atacan corrales no está suficientemente documentado y probablemente esté más extendido de lo que se cree, especialmente en áreas de expansión agrícola. A pesar de que los yaguarundíes son el felino salvaje más común en el hemisferio occidental, todavía son los menos estudiados.

Debemos cuidarlos. "Es de vital importancia para determinar el estado de conservación del yaguarundí comprender mejor sus necesidades territoriales y cómo la desaparición y conversión de su hábitat en el Neotrópico afecta a la competencia con otros carnívoros", explicó Giordano, quien apuntó que estos factores determinarán la supervivencia a largo plazo del yaguarundí.

Traducción del artículo: Remedios de los Reyes-García

¿Te gustó esta historia? Estas te gustarán más.

¿Sabes cuánto ha donado Leonardo DiCaprio para conservar el medio ambiente?

La vida de los activistas ambientales latinoamericanos corre peligro.

El nombre de la nueva tarántula descubierta en Colombia honra al escritor Gabriel García Márquez.

Un yaguarundí en la ribera del río Madre de Dios de Perú. | Fuente: Mongabay | Fotógrafo: Rhett A. Butler
¿Qué opinas?