El estudio señala que las distracciones incrementan la cantidad de comida que una persona ingiere durante el día. | Fuente: Shutterstock

Los peligros de comer frente a la computadora

Un estudio realizado en Reino Unido revela el peligro para la salud de comer frente a una computadora, un hábito que la mayoría de personas comparte actualmente.

Hoy en día no comemos en una mesa y junto a los demás al menos que se trate, por ejemplo, de una reunión familiar. Comer frente a la computadora se ha vuelto un hábito para la mayoría de personas, incluso en el trabajo. Sin embargo, ingerir las meriendas frente a una pantalla sería un peligro para la salud, así lo indica un estudio de la Unidad de Nutrición y Comportamiento de la Escuela de Psicología Experimental de la Universidad de Bristol (Reino Unido).

Este estudio se basó en un experimento, para el cual se dividió un grupo de personas en dos. Al primer grupo de participantes se les pidió que comieran su almuerzo mientras jugaban "Solitario" frente a la computadora. El segundo grupo comió sin distracción. Así, los que estuvieron jugando, a diferencia de los otros, dijeron que se sentían menos llenos después del almuerzo y solo 30 minutos después decidieron comer unos snacks.

El estudio señala que las distracciones, entonces, incrementan la cantidad de comida que una persona ingiere durante el día. Comer distraído hace que el organismo no mida la cantidad de comida que se ingiere e incluso genera insatisfacción. Esto puede ser un peligro para quienes tienen enfermedades como la diabetes o hipertensión, ya que generaría obesidad e incluso ansiedad por comer más.

La principal recomendación es comer (por lo menos las meriendas principales del día) en un lugar alejado. No debe haber distracciones, ni computadora, televisor o pantalla del celular, como es lo usual.

Por otro lado, se sabe que el escritorio de trabajo es uno de los lugares que más contaminación tiene. Únicamente en el mouse, mesa y teclado hay 400 bacterias más que en el propio baño. Así, los alimentos se ven afectados con consecuencias negativas para el organismo a corto y largo plazo.

La responsabilidad del contenido y autoría del presente artículo es de RPP.