En alianza con:

Cuarentena obligatoria: ¿Cómo crear un ambiente asertivo para nuestros hijos?

La cuarentena puede causar estrés y ansiedad tanto en niños, niñas y adolescentes, como en los padres. Conoce cómo aprovechar la oportunidad de estar juntos y lidiar con el mal comportamiento.

El cierre de la escuela y del colegio también es una oportunidad para mejorar las relaciones con nuestros niños, niñas y adolescentes. | Fuente: OMS | Unicef

En nuestro país, el presidente Martín Vizcarra confirmó que nos encontramos en la fase 3 de la pandemia global del coronavirus. Es decir, se han registrando contagios comunitarios, donde el virus se propaga a través de la circulación de las personas por las calles. Por ello, siguiendo las recomendaciones de organismos internacionales, el Gobierno peruano dispuso una cuarentena obligatoria como una de las medidas para prevenir una mayor propagación del virus.

Como en Perú, esta pandemia ha motivado en casi todo el mundo el aislamiento social, la práctica del teletrabajo y el cierre de escuelas con la finalidad de evitar una crisis sanitaria que cueste la vida de más personas. Sin embargo, no se puede negar que estas medidas han modificado las rutinas de una gran parte de la población.

La coyuntura actual obliga a que miles de familias permanezcan en casa durante el tiempo indicado, lo que genera altas tensiones y estrés en los miembros más vulnerables, en especial en los niños. Además, es muy probable que como consecuencia del acceso a los medios de comunicación sus hijos e hijas ya hayan escuchado sobre la COVID-19, lo que hace esencial nuestra disposición para conversar sobre el tema con honestidad. De lo contrario, afrontar esta situación con silencio e incertidumbre pueden causar ansiedad y confusión.

Es mucho más probable que nuestros hijos hagan lo que les pedimos si les damos instrucciones positivas, y muchos elogios por lo que hacen bien. | Fuente: OMS | Unicef

El tiempo que esté dispuesto a dedicar a las actividades con sus hijos depende de los padres, madres o ambos, pero es importante tomar en cuenta que este periodo en casa puede ser una oportunidad para fortalecer los vínculos con sus niños, niñas y adolescentes.

¿Cómo lidiar con el mal comportamiento?

La COVID-19 ha llegado para cambiar por completo nuestras rutinas de trabajo, hogar y escuela. Frente a esto, es normal que tanto adultos como menores, tengan cambios constantes en sus estados de ánimo y comportamiento. El mal comportamiento es normal cuando los niños están cansados, con miedo, tienen hambre o están aprendiendo independencia. Por esta razón, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef han elaborado algunos consejos para abordar esta situación de la mejor manera:


Intenta redirigir

Detecta el mal comportamiento temprano y redirige la atención de sus hijos de un comportamiento a uno bueno. Por ejemplo, cuando empiezan a mostrarse inquietos y fastidiados, puedes distraerlos proponiendo algo interesante o divertido como “¡ven, vamos a armar un rompecabezas!”

 

Usa consecuencias

Las consecuencias ayudan a enseñar a nuestros hijos o hijas la responsabilidad de lo que hacen y permiten una disciplina controlada, sin necesidad de ejercer los golpes o gritos no efectivos.

Primero, debe darles a sus niños la opción de seguir sus instrucciones y al dar la consecuencia, debe recordar mantener la calma. Esta debe ser realista como quitar el celular a un adolescente durante una hora o suspender el uso de la televisión por un periodo de tiempo.

Asimismo, es importante que le dé a sus niños, niñas y adolescentes, trabajos sencillos en la casa como responsabilidades. Esto es más efectivo cuando explica el comportamiento esperado usando palabras asertivas como “por favor, guarda tu ropa” es lugar de un “¡no hagas un desastre!”.

Recuerda que un buen comportamiento debe ser elogiado. Tal vez no respondan instantáneamente a este estímulo, pero muy pronto lo verás haciendo esa actividad de nuevo y por iniciativa propia. Además, este asertividad los hará sentirse escuchados y respetados.

 

Hacer una pausa

Es muy probable que constantemente sientas ganas de gritar. Un consejo es hacer una pausa de 10 segundos en la que puedas inhalar y exhalar lentamente 5 veces. Así, de una manera más tranquila podrás afrontar la tensa situación.

No olvides que millones de personas en el mundo se encuentran en la misma situación frente a esta pandemia y, por lo tanto, tienen los mismos miedos que tú. Encuentra a alguien con quien puedas hablar sobre la forma en que te sientes durante este proceso, el cual resulta difícil tanto para los niños, las niñas, como para ti. Es importante que te cuides tú mismo(a) y te mantengas bien para poder cuidar de los demás.