Con el apoyo de:

Estos son los equipos básicos que necesita el personal médico para protegerse

Según la Organización Mundial de Salud (OMS), sin cadenas de suministro seguras y sin un equipamiento de protección personal adecuado, el riesgo para los trabajadores sanitarios en todo el mundo es real.

Llevar el equipo de protección adecuado, reduce las probabilidades de exposición, infección y propagación del coronavirus. | Fuente: Shutterstock

Hoy estamos batallando contra la COVID-19, una enfermedad que desde su brote en Wuhan (China) en diciembre del año pasado, ha puesto en alerta al mundo entero. Aunque como ciudadanos, tenemos la responsabilidad de detener la propagación de este nuevo coronavirus al acatar las medidas de higiene y prevención dispuestas por el Gobierno y las instituciones sanitarias, son los trabajadores del sector salud los que diariamente se encuentran cara a cara con las consecuencias de esta emergencia.

Sin embargo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), también nos enfrentamos a una grave y creciente interrupción del suministro mundial de equipos de protección personal (EPP) —causada por el aumento en la demanda y por las compras, el acaparamiento y el uso indebido de esos productos como consecuencia del pánico— que está poniendo en peligro las vidas del personal de salud.

La escasez de suministros hace que profesionales médicos, de enfermería y otros trabajadores de primera línea no estén equipados de manera adecuada para atender a los pacientes de la COVID-19. Por ello, es importante recordar que los trabajadores de la atención sanitaria dependen del equipo de protección personal para protegerse a sí mismos, a los pacientes, evitar infectarse o infectar a otras personas.

 ¿Cuáles son estos equipos de protección personal?

El uso del equipo de protección personal sirve para crear una barrera entre la persona y los microorganismos, reduciendo las probabilidades de tocar, exponerse y propagar los virus y bacterias. Es así como el acceso a este material garantiza que los especialistas de la salud y cuidado podrán desenvolverse mejor y de manera segura al tratar a los pacientes infectados con el nuevo coronavirus.

Asimismo, como ciudadanos y ciudadanas, tenemos la responsabilidad de reservar este equipo de protección profesional para el personal de salud y no contribuir con el acaparamiento y la escasez de estos elementos tan necesarios. A continuación, te contamos cuáles son los equipos exclusivos para la protección del personal sanitario:


Máscaras y protectores respiratorios

Las máscaras y protectores respiratorios se deben usar sobretodo cuando, como en el caso de la COVID-19, la transmisión de la enfermedad es principalmente por vías respiratorias. Es decir, se propaga a través de las gotículas de saliva expedidas por la nariz y boca.

Estos elementos protegen la boca y la nariz, previniendo la transmisión de infecciones por contacto con salpicaduras de fluidos corporales o la aspiración de micro partículas que se encuentren suspendidas en el aire. Por lo tanto, deben ser de alta calidad, resistentes a la filtración de fluidos y para mayor aislamiento, quedar ajustadas al rostro y formar un cierre hermético sobre la nariz y la boca.

De acuerdo con el National Institute for Ocupational Safety and Health de Estados Unidos, los protectores recomendados para el personal de salud son las mascarillas N95, N99 y N100.


Gafas y caretas

El coronavirus puede propagarse a través de los ojos, de la misma manera como lo hace a través de la boca y la nariz. Cuando alguien con COVID-19 tose, estornuda, o habla, las partículas del virus son lanzadas al aire desde la boca o la nariz hacia su cara y es muy posible que el contagio se dé a través de su inhalación. Sin embargo, estas gotículas también pueden ingresar al cuerpo a través de los ojos al tocarlo después de haber estado en contacto con algo contaminado por el coronavirus.

Por esta razón, las gafas y caretas proveen una barrera de protección para todo el rostro, pero principalmente para los ojos.


Guantes médicos

Los guantes son uno de los equipos más comunes para la protección del personal de salud y son usados para tareas como la examinación y el cuidado de pacientes, durante cirugías y para el manejo de agentes químicos.

Su uso es importante para prevenir el contacto con sangre, fluidos corporales, secreciones, excreciones y objetos contaminados, para tocar membranas mucosas y piel expuesta, así como para manipular drogas para quimioterapia.


Batas y delantales

Al igual que los guantes, las batas y delantales actúan como barrera entre el personal de salud y los pacientes, fármacos peligrosos y materiales de desecho. Se usan para proteger al usuario del contacto con microorganismos y pequeñas cantidades de fluidos corporales, en actividades regulares de atención a pacientes.

Los delantales se usan si el riesgo de contaminación es limitado (por ejemplo, cuando se transporta a un paciente en una silla de ruedas), mientras que las batas son el equipo usado por excelencia cuando se prevé alguna forma de infección importante. En el caso de las batas, estas deben cubrir por completo el torso y los brazos, ir a la medida del usuario y poseer mangas largas que lleguen hasta la muñeca.