Buscar
RPP Noticias
Estás escuchando En vivo
 
00:00 / 00:00
Lima
89.7 FM /730 AM
Arequipa
102.3 FM / 1170 AM
Chiclayo
96.7 FM / 870 AM
Huancayo
97.3 FM / 1140 AM
Trujillo
90.9 FM / 790 AM
Piura
103.3 FM / 920 AM
Cusco
93.3 FM
Cajamarca
100.7 FM / 1130 AM
La informacion mas relevante de la actuaidad al momento
Actualizado hace 0 minutos
Las cosas como son
La candidatura de Alberto Fujimori, la constitución y la democracia
EP 553 • 02:16
Reflexiones del evangelio
Martes 16 de julio | (Virgen del Carmen) - "Jesús se puso a recriminar a las ciudades donde había hecho casi todos sus milagros, porque no se habían convertido"
EP 695 • 12:06
Letras en el tiempo
Letras en el Tiempo en Tiempos de Feria I
EP 20 • 35:29

Los dos hongos que ayudaron a derrotar a los ejércitos de Napoleón y de Hitler en Rusia

Los dos hongos que ayudaron a derrotar a los ejércitos de Napoleón y de Hitler en Rusia
Los dos hongos que ayudaron a derrotar a los ejércitos de Napoleón y de Hitler en Rusia | Fuente: Wikipedia

Los factores ya citados –el clima extremo y la resistencia de los defensores rusos– fueron sin duda decisivos en las campañas militares. Sin embargo, hace algunos años se descubrió un nuevo e inesperado aliado de los rusos: los hongos contaminantes de los alimentos.

Todas las noticias en tu celular
¡Únete aquí a nuestro canal de WhatsApp!

Napoleón Bonaparte y Adolf Hitler tuvieron trayectorias militares paralelas: ambos sufrieron derrotas catastróficas en Rusia sin lograr capturar su capital. Esta similitud no es solo un dato curioso de la historia, sino una profunda lección sobre los límites del poder militar y las consecuencias de subestimar la resistencia y las condiciones adversas, intoxicaciones alimentarias incluidas.

Dos campañas paralelas

En junio de 1812, Napoleón emprendió su célebre campaña contra Rusia con la Grande Armée, hasta ese momento considerada invencible. Buscaba forzar al zar Alejandro I a reincorporarse al Bloqueo Continental, cuyo propósito era asfixiar económicamente a Gran Bretaña.

No obstante, la táctica de tierra quemada empleada por los rusos, la inmensidad de su territorio, las condiciones climáticas extremas y la sólida resistencia de los defensores mermaron las fuerzas de Napoleón, obligándole a realizar una retirada catastrófica. Fue el principio del fin de su imperio.

Casi 130 años después, Hitler cometió un error sorprendentemente similar. En junio de 1941, confiado en una rápida victoria, lanzó la invasión de la Unión Soviética –la Operación Barbarroja–, que se convirtió en el frente más grande y sangriento de la Segunda Guerra Mundial.

Al igual que Napoleón, Hitler subestimó la dureza del invierno ruso, así como la capacidad de resistencia del Ejército Rojo y el pueblo soviético. A pesar de las victorias iniciales, el ejército alemán no logró tomar Moscú y finalmente fue derrotado, lo que también marcó un punto de inflexión en la II Guerra Mundial.

Los factores ya citados –el clima extremo y la resistencia de los defensores rusos– fueron sin duda decisivos en las campañas militares. Sin embargo, hace algunos años se descubrió un nuevo e inesperado aliado de los rusos: los hongos contaminantes de los alimentos.

En concreto, fueron dos especies de hongos las que parecieron desempeñar un papel crucial: el cornezuelo del centeno (Claviceps purpurea) y una especie del género Fusarium. Las sustancias tóxicas que generan se transmiten a través de los alimentos contaminados.

Gangrena, convulsiones y otros estragos del cornezuelo

Empecemos por el primero de ellos: Claviceps purpurea. Este hongo parásito infecta los cereales –y, en especial, al centeno– generando unas estructuras duras y oscuras denominadas esclerocios que reemplazan los granos del vegetal afectado. Dentro de los esclerocios se encuentran los alcaloides, un grupo de potentes micotoxinas que pueden causar graves problemas de salud cuando son consumidas.

Estos compuestos son responsables de una enfermedad que apareció con fuerza en la Edad Media: el ergotismo. También se conoce como “fuego de San Antonio” o “mal de los ardientes”, debido a los intensos ardores que provoca.

El ergotismo puede ser gangrenoso o convulsivo. La primera modalidad ataca al sistema circulatorio, provocando una vasoconstricción severa capaz de provocar una gangrena en alguna de las extremidades. En el segundo tipo de ergotismo se ve afectado el sistema nervioso central, originando síntomas como convulsiones, alucinaciones, dolores de cabeza y espasmos.

‘Las tentaciones de San Antonio’, de El Bosco. Dentro del círculo rojo puede verse un afectado por ergotismo.

A lo largo de la historia, las epidemias de ergotismo han causado la muerte y sufrimiento de miles de personas, especialmente cuando el centeno contaminado era una parte importante de la dieta.

Así actúa la toxina T2

El otro agente microscópico presente en las campañas de Hitler y Napoleón fue T2, una potente micotoxina producida por varias especies de hongos del género Fusarium, como Fusarium sporotrichioides. Es parte de un grupo de compuestos conocidos como tricotecenos, tóxicos tanto en humanos como en animales.

Además, al ser un patógeno de plantas, puede contaminar una amplia gama de cultivos agrícolas, incluyendo cereales como el centeno. La ingestión de alimentos contaminados con la toxina T2 puede producir inmunosupresión, daños en la piel y membranas mucosas, vómitos, diarrea y, en casos severos, la muerte.

Agentes microscópicos combatiendo en primera línea

Durante años, la contaminación del pan con alcaloides ergóticos, en Europa Occidental y Central, y de la toxina T-2, en Rusia y en Europa del Este, fue algo bastante común.

En su libro Poisons of the Past: Molds, Epidemics, and History, la historiadora estadounidense Mary Kilbourne Matossian sugiere que, durante la llamada Pequeña Edad de Hielo (aproximadamente entre 1300 y 1850) y en los meses de la Operación Barbarroja, el ambiente inusualmente frío creó las condiciones ideales para la proliferación de hongos como Claviceps purpurea y Fusarium. Este fenómeno habría agravado las dificultades logísticas y sanitarias que enfrentaron las tropas de Napoleón en 1812 y los soldados alemanes en 1941.

Efectivamente, durante la Pequeña Edad de Hielo, las temperaturas bajas en abril favorecían la producción de la toxina T-2 por hongos Fusarium, mientras que en enero promovían la formación de alcaloides tóxicos por cornezuelo del centeno.

En el caso del Claviceps purpurea, hay que añadir que la contaminación se producía por una gran diversidad de toxinas. Un estudio dirigido por la investigadora rusa M. Sarkisova, citado por Matossian, encontró que el 44 % de 529 cepas analizadas producían alcaloides con una amplia variedad de estos compuestos.

“El mal que retuerce”

En Rusia, el ergotismo –que se conocía como “el mal que retuerce”– se identificó por primera vez entre 1785 y 1786 en el río Desná, siendo oficialmente reconocido en 1797 por un médico que vinculó esta enfermedad con la descrita anteriormente por el médico francosuizo Simon André Tissot.

Sin embargo, hasta 1840 el gobierno ruso no aceptó esta conexión, puesto que la confundían con escarlatina, difteria, pelagra o escorbuto. Por fin, en 1943, las autoridades de ese país la clasificaron como leucopenia tóxica alimentaria.

En definitiva, dos diminutos hongos podrían haber ayudado a cambiar las tornas en dos episodios clave de la historia.The Conversation

Jose Miguel Soriano del Castillo, Catedrático de Nutrición y Bromatología del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública, Universitat de València

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

The Conversation

The Conversation Rigor académico, oficio periodístico

The Conversation ofrece comentarios informados y debates sobre temas de relevancia global. También es un canal accesible para conocer los últimos avances y descubrimientos de las universidades y los centros de investigación.

Tags

Lo último en Biología

Lo más leído

Suscribirte al boletín de tus noticias preferidas

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Buzon
Al suscribirte, aceptas nuestras políticas de privacidad

Contenido promocionado

Taboola
SIGUIENTE NOTA