El Perseverance incluiría aviones con nanotecnología. | Fuente: Space.com

El próximo 17 de julio, la NASA lanzará su nuevo rover Perseverance junto al helicóptero Ingenuty para volar sobre la superficie marciana como parte de un experimento de alto riesgo y grandes recompensas, pero además los investigadores están diseñando aviones con una tecnología avanzada para llevarlos a Marte.

El interés por llevar estos aviones es porque conllevan menos riesgos para observar y estudiar con eficacia la superficie marciana. En un nuevo estudio, los investigadores han desarrollado unas pequeñas aeronaves hechos de "nanocardboard".

Cada avión pesa alrededor de un tercio de un miligramo y no cuenta con partes móviles. A diferencia de otros aparatos como los drones, estos pequeños vehículos levitan.

"El Mars Helicopter (Ingenuty) es muy emocionante, pero sigue siendo una máquina única y complicada", dijo en un comunicado el autor principal, Igor Bargatin, de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la Universidad de Pensilvania, que no participa en el proyecto Perseverance . "Si algo sale mal, su experimento ha terminado, ya que no hay forma de arreglarlo. Proponemos un enfoque completamente diferente que no ponga todos sus huevos en una canasta".

Las placas de estos aviones son de óxido de aluminio hueco de unos nanómetros de espesor con crestas formadas por un patrón de microcanales en las placas que las mentiene rígidas. Estos canales crean gradientes de temperatura que empuja el aire a través de las placas huecas dando como resultado la levitación.

Además, los desarrolladores de estos aviones afirman que pueden emplearse para estudiar la mesosfera de la Tierra. "La mesosfera de la Tierra es bastante similar a la atmósfera marciana en términos de densidad, y actualmente no tenemos nada que vuele allí, ya que es demasiado baja para satélites espaciales pero demasiado alta para aviones y globos", dijo Bargatin.