ISS
Se espera que la nave se estrelle contra el Océano Pacífico en 2030. | Fuente: Unsplash

Más de dos décadas de cooperación pacífica a bordo de la Estación Espacial Internacional (ISS) pronto podrían llegar a su fin, como resultado de la invasión de Ucrania por parte de Rusia, que ha abierto una brecha profunda entre la agencia espacial del país y sus socios internacionales.

En una página de Preguntas Frecuentes publicada por la NASA, la agencia espacial estadounidense, esta semana, se exploró lo que podría suceder si Rusia abandonara la Estación Espacial Internacional: una mirada refrescante y honesta a la situación en medio de una crisis geopolítica en desarrollo.

¿Qué pasará en la ISS si Rusia abandona la cooperación internacional?

Dmitry Rogozin, el jefe de la agencia espacial rusa Roscosmos, ha amenazado con una ruptura total en la ISS debido a las sanciones impuestas por Occidente a Rusia en medio del conflicto armando. Rogozin ha arremetido repetidamente contra la comunidad internacional, llegando incluso a amenazar a Estados Unidos con la nave cayéndose tras la separación del módulo ruso.

Ante ello, la NASA responde las cuestiones directamente.

Primero, señala que la ISS requiere que tanto los cosmonautas rusos como los astronautas de la NASA estén presentes en todo momento. En este momento, un país depende totalmente del otro para mantener las operaciones en marcha, y viceversa.

Si algo saliera mal, según el documento, "solo los astronautas estadounidenses están capacitados para responder completamente" a "escenarios de falla en el segmento orbital de los Estados Unidos".

“Lo mismo es cierto para los cosmonautas rusos en situaciones de falla que se originan en el segmento ruso”, dijo la agencia.

El segmento ruso "proporciona toda la propulsión para la Estación Espacial Internacional utilizada para el reinicio de la estación, el control de actitud, las maniobras para evitar escombros y las eventuales operaciones de salida de órbita", mientras que EE. UU. proporciona energía a través de los paneles solares de la estación y algunos de los sistemas de soporte vital.

A pesar de operar en la misma estación, “los centros de control de misión de la NASA en Houston y Roscosmos en Moscú solo comandan y controlan sus respectivos segmentos”, según la NASA.

Como señala la NASA, “la estación espacial no fue diseñada para ser desarmada, y las interdependencias actuales entre cada segmento de la estación impiden que el segmento orbital estadounidense y el segmento ruso operen de manera independiente”.

Las amenazas de Rogozin, sin embargo, tienen algo de sentido: sin cosmonautas al mando, la ISS podría correr el riesgo de salir de órbita. Eso se debe a que la estación "necesita un suministro continuo y constante de naves espaciales de propulsión".

Para que EE. UU. deje de depender del empuje proporcionado por la nave espacial Progress construida en Rusia, se requeriría "un desarrollo considerable de hardware [y] software nuevo, y una cantidad significativa de tiempo y financiación".

Eso también significa que EE. UU. podría tener que depender de la ayuda de Rusia para deshacerse de la Estación Espacial Internacional para 2030 si no modifica la nave espacial fabricada en EE. UU. para proporcionar suficiente empuje para sacar de órbita la estación.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.