Michelle Kunimoto
Michelle Kunimoto se ha convertido en una nueva estrella de la astronomía a su corta edad. | Fuente: UCB

A medida que pasan los años, la juventud empieza a desplazar a los científicos veteranos en el afán de que la humanidad continúe expandiendo el conocimiento que tiene sobre lo que aguarda fuera de nuestro planeta. Es así como Michelle Kunimoto, estudiante de 23 años en la Universidad de British Columbia, ha descubierto 17 planetas, incluyendo a uno que es “potencialmente habitable” gracias a su gran parecido a la Tierra, basándose en datos recolectados por la NASA.

Impulsada por su fanatismo hacia la serie de ciencia-ficción Star Trek, la joven se inscribió en un curso de exoplanetas y astrobiología antes de su graduación en la Universidad. Kunimoto utilizó información recogida por el satélite Kepler durante los cuatro años que lleva en misión, poniendo especial énfasis en los cuerpos celestes ubicados en el “área habitable” de las estrellas cercanas.

El descubrimiento de la estudiante fue publicado en la revista The Astronomical Journal, en donde explica que uno de los planetas hallados, conocido con el nombre oficial de KIC-7340288 b, es un 50% más grande que la Tierra. Esta característica es primordial para su calificación de “potencialmente habitable” ya que es el tamaño lo que indica su composición rocosa, a diferencia de los grandes planetas gaseosos como Júpiter.

Kunimoto describió su hallazgo como emocionante debido a que el satélite Kepler solo había encontrado un total de 15 planetas durante su tiempo en órbita. No obstante, afirmó que “este planeta [KIC-7340288 b] se encuentra a 1,000 años luz de la Tierra, por lo que no llegaremos ahí pronto”.

TOI 700 d
El planeta potencialmente habitable descubierto por Kunimoto se asemejaría a TOI 700 d, el primer planeta del tamaño de la Tierra. | Fuente: NASA

El método detrás del hallazgo

Según la joven, su descubrimiento fue posible gracias al estudio de las curvas de luz captadas por el satélite Kepler. Para explicarlo más detalladamente, Kunimoto describe este método como “las mediciones del brillo de las estrellas con el paso del tiempo para buscar señales de tránsito de planetas”.

“Cuando un objeto pasa frente a una estrella, es decir, transita entre la estrella y quienes la observamos, bloquea una porción de su luz y se ve una pequeña disminución temporal en el brillo. Si estas señales se producen periódicamente, es posible que haya un planeta que orbita esa estrella y se puede deducir su tamaño y cuanto tiempo le lleva completar su órbita” explicó la estudiante para demostrar los fundamentos de su investigación.

Kepler
Modelo del Observatorio Espacial Kepler de la NASA | Fuente: NASA

Semejante a la Tierra

Según las estimaciones de Kunimoto, el año en el planeta KIC-7340288 b dura 142 días y medio, tiempo que tarda en completar la órbita de 0,444 unidades astronómicas de su estrella, distancia equivalente a la que existe entre la Tierra y el Sol. La investigación afirma que esta órbita es un poco más grande a la de Mercurio en torno al Sol y que el planeta recibe aproximadamente un tercio de la luz que la Tierra obtiene del gran astro.

Para medir el hallazgo de los 16 nuevos planetas, el más pequeño tiene un tamaño equivalente a una tercera parte de la Tierra mientras que el resto puede llegar a medir hasta ocho veces más que la Tierra.

Planetas descubiertos
Imagen que explica y compara el tamaño de los planetas descubiertos por Kunimoto en comparación a la Tierra. | Fuente: UCB

El futuro de la astronomía está en manos jóvenes

En una entrevista realizada por el sitio web de su Universidad, Michelle Kunimoto comentó que decidió estudiar astronomía cuando su padre le mostró la serie original de Star Trek cuando cursaba la secundaria.

“Me fascinó cómo exploraba grandes ideas acerca del espacio, la sociedad y la ciencia, y presentaba a los científicos como aventureros plenos de curiosidad. La serie mostraba una visión optimista y esperanzada del futuro de la humanidad. Ciertamente ingenua, pero estaba adelantada a su tiempo y ha inspirado a generaciones mencionó la joven.

Entusiasmada, la estudiante mencionó que solo ha estudiado unas 400 curvas de luz de los datos recogidos por el satélite Kepler, pero aún existen miles más, por lo que le gustaría continuar con esta búsqueda en el futuro.

Michelle Kunimoto UCB
Michelle Kunimoto se vio fuertemente inspirada por la serie de ciencia-ficción Star Trek. | Fuente: UCB

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico.