Voyager 2 emprendió su travesía espacial en 1977, 16 días antes que su gemela Voyager 1. | Fuente: NASA

La NASA posee una variedad de dispositivos en el espacio exterior capaces de ayudar en las misiones que se llevan a cabo pero no todas están totalmente aseguradas ante los peligros del universo. Debido a la ausencia de una recalibración magnética que la agencia olvidó realizar, varios instrumentos adheridos a la sonda Voyager 2 se apagaron repentinamente el pasado 25 de enero.

A más de 18,000 millones de kilómetros de distancia de la Tierra, este importante artefacto lanzado a la órbita terrestre en 1977 perdió contacto con el centro de misiones de la NASA, generando preocupación en los científicos de la agencia. Sin embargo, los planes de contingencia preparados con anticipación permitieron que los técnicos aún pudieran revertir la situación y, desde el día 28, se dedicaron totalmente a hacerlo.

Ilustración que indica las posiciones de las dos sondas Voyager. | Fuente: NASA

Según lo reportado, el fallo fue provocado porque dos sistemas de alto consumo energético se quedaron encendidos por más tiempo del que debían. La sonda se alimenta de energía gracias al generador termoeléctrico de radioisótopos (RTG) integrado en su sistema y, por la descomposición natural de este material, el Voyager 2 pierde 4 vatios de energía útil al año.

Dado que el año pasado, los técnicos de la estación apagaron el calentador primario para evitar daños en el dispositivo ante un pico energético, en su momento se instalaron rutinas que apagaban los programas no esenciales de la sonda en caso de un incremento excesivo en el consumo de energía.

Construcción de las antenas de alta ganancia del Voyager 2. | Fuente: NASA

De este modo, se fueron apagando los equipos de la sonda uno por uno hasta que, el 5 de febrero, se dio con una configuración que permitió al Voyager 2 salir de su modo de hibernación, reanudando la recolección de datos que el dispositivo tiene como tarea en el espacio exterior.

Los científicos de la NASA están estudiando los instrumentos de la sonda para detectar algún posible daño que haya sido provocado por el incidente pero parece que no hay nada de que preocuparse: Voyager 2 aún tiene mucho tiempo de vida para cumplir con su misión de conseguir datos científicos de una región interestelar más allá del Sol.

Tuit de la NASA que explica la recuperación del Voyager 2 | Fuente: Twitter/@NASAVoyager

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico.

¿Qué opinas?