Parker, la sonda de la Nasa que rozará el Sol sin derretirse

La sonda espacial será lanzada desde Cabo Cañaveral en Florida (EE.UU.) el próximo 6 de agosto. Será la primera vez que una misión ingrese a la corona solar,

Sonda Parker | Fuente: Nasa

La Agencia Aeroespacial de Estados Unidos (NASA) se prepara para el lanzamiento de un dispositivo artificial que llegará a acercarse más que ningún otro al Sol. Se trata de la sonda Parker, bautizada así en honor a Eugene Parker, el astrofísico que desarrolló la teoría de los vientos solares supersónicos.

La sonda espacial será lanzada desde Cabo Cañaveral, en el estado de Florida (Estados Unidos), a partir del próximo 6 de agosto. Será la primera vez que una misión se adentre en la corona solar, una región que alcanza temperaturas muy superiores a la superficie del "astro rey".

Alex Young, científico experto de la NASA, recordó que han estado "estudiando el Sol durante décadas y ahora" irán "adonde se encuentra la acción". La misión se acercará a 6 millones de kilómetros de la superficie solar a una velocidad que alcanzará los 200 kilómetros por segundo en una misión en la que analizará el comportamiento de la estrella tanto a distancia como en el propio lugar.

Tres preguntas fundamentales

La nave espacial lleva instrumentos para estudiar el Sol de forma remota o directamente. Los datos de estos instrumentos de vanguardia deberían ayudar a los científicos a responder tres preguntas fundamentales sobre nuestra estrella. 

Una de ellas es sobre el misterio de la aceleración del viento solar. A pesar de que en gran medida captamos sus orígenes, sabemos que hay un punto, aún no observado, donde el viento solar se acelera a velocidades supersónicas. En segundo lugar, los científicos esperan entender el secreto de las enormes temperaturas de la corona. La superficie visible del Sol tiene una temperatura aproximada de 10,000 F, pero, por razones que no comprendemos del todo, la corona es cientos de veces más caliente, alcanzando varios millones de grados F. Esto es contrario a la intuición, ya que la energía del Sol se produce en su núcleo. "Es un poco como si te alejaras de una fogata y de repente estuvieras mucho más caliente", dice Nicky Fox, científico del proyecto Parker Solar Probe.

Finalmente, los instrumentos de Parker Solar Probe deberían revelar los mecanismos en el funcionamiento detrás de la aceleración de partículas energéticas solares, que pueden alcanzar velocidades de más de la mitad de la velocidad de la luz a medida que se disparan lejos del Sol. Tales partículas pueden interferir con la electrónica de satélite, especialmente para los satélites fuera del campo magnético de la Tierra.

¿Por qué no se derrite?

Según la Nasa, Parker Solar ha sido diseñado para resistir las condiciones extremas y las fluctuaciones de temperatura para la misión. “La clave está en su escudo de calor personalizado y un sistema autónomo que ayuda a proteger la misión de la emisión de luz intensa del Sol, pero permite que el material coronal toque la nave espacial”, aseguró la institución.

Parker Solar Probe estará viajando a través de un espacio con temperaturas de varios millones de grados, la superficie del escudo térmico que está frente al Sol solo se calentará a unos 2.500 grados Fahrenheit (unos 1.400 grados Celsius). (Con Información de EFE y NASA).

Sepa más:
¿Qué opinas?