NASA: aumento de metano en el verano marciano sugiere presencia de vida

Los microbios son responsables de la mayor parte del metano de la Tierra, y es posible que los del planeta rojo también tengan el mismo origen,
El rover Curiosity de NASA ya ha estudiado la atmósfera marciana durante 5 años. | Fuente: NASA/JPL-CALTECH

(Agencia N+1 / Víctor Román) Nuevos análisis presentados por científicos de NASA, el mes pasado en una reunión de la Unión Geofísica Americana (AGU) en Nueva Orleáns, Luisiana indican que la abundancia de metano en Marte alcanza su pico justamente en el verano boreal, sugiriendo que podría existir vida en el Planeta Rojo.

¿Qué tiene que ver el metano con la vida en Marte? Debido a que la única vida que conocemos está en la Tierra, esta suele ser la referencia que los científicos utilizan para extrapolar sus resultados. Y en nuestro planeta, un gran porcentaje de este compuesto es de origen biológico. Por eso, encontrar picos más altos de metano durante el verano, momento en el que en el que hay más energía, sugiere la existencia de algún tipo de vida bajo la superficie.

"Lo que es tan impactante aquí es esta gran variación", dijo Chris Webster, quien dirige el instrumento de detección de metano en el rover Curiosity de la NASA. "Nos queda tratar de imaginar cómo podemos crear esta variación estacional", añade.

¿Microbios en Marte?

Desde su aterrizaje el 2012, el Curiosity ya ha analizado la atmosfera marciana unas 30 veces. Para hacerlo ha abierto una pequeña cámara, ha iluminado con un láser la muestra de aire y ha medido la absorción a longitudes de onda específicas que indican la presencia de metano. En la reunión, Webster informó haber encontrado niveles extremadamente pequeños de fondo del gas: 0.4 partes por billón (ppb), en comparación con las 1800 ppb de la Tierra.

El origen de estas cantidades pequeñas de metano sigue siendo un misterio. Los microbios (incluidos los que viven en las entrañas de las vacas y las ovejas) son responsables de la mayor parte del metano de la Tierra, y es posible que los de Marte también tengan el mismo origen, ya sean microbios actuales o antiguos, si el metano que produjeron quedara atrapado bajo tierra.

Pero el metano también se puede producir de maneras no biogénicas. Por ejemplo, puede generarse a través de las reacciones hidrotermales con rocas ricas en olivino en el subsuelo, al igual que las reacciones provocadas por la luz ultravioleta (UV) golpeando los meteoroides que contienen carbono y el polvo que constantemente cae sobre el planeta desde el espacio.

El misterio del metano estival

Ahora, el misterio se incrementa si uno considera la variación estacional que el Curiosity ha detectado, con niveles de entre aproximadamente 0.3 ppb y 0.7 ppb en más de dos años marcianos.

Frente a esto, François Forget, quien modela el clima de Marte en el Laboratorio de Meteorología Dinámica en París, tiene una respuesta. “Se espera cierta estacionalidad en una atmósfera que es principalmente dióxido de carbono (CO2)”, dice. En el invierno austral, parte de ese CO2 se congela en el gran casquete polar del sur, haciendo que la atmósfera general sea más delgada. Eso aumenta la concentración de metano residual, que no se congela, y para el final del verano boreal, este aire enriquecido en metano llega al norte, donde está el Curiosity, dice Forget. Las variaciones estacionales en las tormentas de polvo y los niveles de luz ultravioleta también podrían afectar la abundancia de metano, si el polvo interplanetario es su fuente principal.

Pero, Webster dijo en la reunión, que la señal estacional es tres veces más grande de lo que esos mecanismos podrían explicar. Tal vez el metano, cualquiera que sea su fuente, sea absorbido y liberado de los poros de las rocas superficiales a un ritmo que depende de la temperatura, dijo.

Otra explicación, "una de la que nadie habla, pero que está en la mente de todos", es la actividad biológica, dice Mike Mumma, científico planetario del Goddard Space Flight Center en Greenbelt, Maryland. "Uno esperaría que la vida fuera estacional".

Si se llegase a encontrar vida en Marte, sería uno de los descubrimientos más importantes de la historia de la humanidad. Aunque al mismo tiempo serían malas noticias porque las implicancias éticas de contaminar un nuevo planeta limitarían nuestras posibilidades de misiones tripuladas.

0 Comentarios
¿Qué opinas?